“La motivación es tener claro qué queremos y pagar todo su precio”

Pep Marí, psicólogo, Co-director del Programa ACB Next Valores. Ha trabajado como psicólogo del deporte en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat. Autor de los libros “La felicidad no es el Objetivo” y “Aprender de los campeones”. Colaborador UOC Alumni.

pep-mariLa motivación es imprescindible para conseguir los objetivos profesionales y personales. A menudo, se confunde la palabra motivación con otras cosas: sueños, ganas, ilusión, deseo … Todo esto son palabras que utilizamos cuando hablamos de la motivación, pero no tienen demasiado que ver con ella.

La motivación consiste en tener muy claro qué queremos y pagar todo su precio. Este precio tiene que ver con tres conceptos:

  • Renuncias y sacrificios: todo no puede ser. Cuando elegimos una opción, perdemos las demás. Deberemos renunciar a algunas cosas. Nos tendremos que plantear que, si nos cuesta mucho renunciar a algo, quizás no estamos tomando el camino correcto.
  • Persistir en el esfuerzo: una vez hemos elegido un camino, hay que persistir en el esfuerzo para cumplir con el programa de trabajo.
  • Asumir las consecuencias de la inversión: pueden ser tanto positivas como negativas.

Para auto motivarse podemos utilizar estas tres técnicas:

  • Dar sentido a la actividad que desarrollamos: las personas sólo invertimos esfuerzos en aquellas actividades que creemos que valen la pena. Cuando más trascendente sea el sentido de la actividad, más motivados estaremos.
  • Disfrutar del camino: hay que disfrutar tanto del camino que, sólo el hecho de recorrerlo, ya haya valido la pena. Si, además de disfrutar del camino, finalmente logramos el objetivo que queríamos, el premio es doble.
  • Aumentar la percepción de reto: Si creemos que tenemos más que perder que ganar, percibimos una amenaza. En cambio, si creemos que tenemos más a ganar que perder, entonces sentimos reto, ganas y motivación. Hay dos maneras de aumentar esta percepción de reto: tener un plan para alcanzar el objetivo y minimizar las limitaciones y maximizar las oportunidades.

Además de estar motivados, también es importante saber motivar a las personas que tenemos alrededor. Y para ello, disponemos de varias estrategias:

  • Si damos lo que la gente necesita, la gente nos dará lo que necesitamos. Las personas necesitamos seguridad, aceptación y sentido. Necesitamos sentirnos seguros y confiados, necesitamos sentirnos valorados y queridos y debemos creer que lo que hacemos vale la pena. Para dar seguridad, hay que dar un método para hacer las cosas. Para dar aceptación, un rol, una responsabilidad que te haga sentir importante. Y para dar sentido, necesitamos un motivo para hacer las cosas.
  • La motivación es una VIP de la psicología: Variar-Implicarse-Premiar. Variar cómo hacemos las cosas. Implicar a las personas en las decisiones que las afectan. Y premiar todas aquellas actitudes y comportamientos deseables.

Motivar a los colaboradores que lideramos es la primera tarea del gestor de personas.