La terapia sensorimotriz

      No hay comentarios en La terapia sensorimotriz

Esther Pérez, psicóloga y profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación

Como ya hablamos en el post “Trauma y somatización”, un trauma psicológico es la experiencia individual y única de un incidente, una serie de incidentes o un conjunto de condiciones duraderas en las cuales se sobrepasa la capacidad del individuo de integrar su experiencia emocional, mantenerse presente, darle un sentido a su experiencia, y comprender lo que le esta sucediendo.

La terapia sensorimotriz

La psicoterapia sensoriomotriz provee al psicoterapeuta con herramientas para facilitar el procesamiento somático que se produce cuando hay un trauma, ya que se el paciente tiende a revivir el pasado traumático en sus experiencias del día a día a través de respuestas corporales y emociones que siente fuera de control.

La psicoterapia sensoriomotriz es una terapia verbal que incorpora intervenciones orientadas al cuerpo. Este metodo de psicología somática está basado en la investigación de la neurobiología interpersonal, la neurociencia, el trauma y el apego. Combina la teoria y la técnica de la terapia cognitiva, afectiva y psico-dinámica, con intervenciones somáticas sencillas, tales como ayudar a los pacientes a tomar conciencia de sus cuerpos, monitorizar sus sensaciones corporales y implementar acciones fisicas que promueven el empoderamiento y la competencia.

Esta terapia está indicada para todo tipo de pacientes, ya que este abordaje utiliza herramientas muy eficaces para tratar tanto el legado del trauma simple y complejo, como los temas de apego, utilizando como punto de entrada los hábitos físicos implícitos automáticos, desarrollados en un contexto de trauma y de apego inadecuado, los cuales, aunque fueron adaptativos al entorno desafiante impiden que la persona tenga una mayor capacidad reguladora e integradoras y actúe de otra manera mas adecuada al contexto actual.

El desarrollo de una sesión de terapia sensorimotriz

Si hablamos de una sesión para tratar trauma, una vez se ha determinado en colaboración con el cliente el enfoque de la sesión – y esto depende de la fase del tratamiento en la que se encuentren-, el terapeuta utiliza herramientas e intervenciones para guiar al paciente a través de las 5 etapas del proceso terapéutico a lo largo de la sesión.

Por ejemplo, digamos que la sesión va a tener el propósito de ayudar al cliente a desarrollar un recurso somático para la estabilización y reducción de síntomas (fase 1 del tratamiento). La sesión podría comenzar con el cliente describiendo una situación reciente en la que se dispararon sus defensas animales de supervivencia. Mientras el paciente habla de este evento, el terapeuta lleva la atención plena del paciente a la manera en particular de cómo su sistema nervioso y su cuerpo se comienza a activar mientras recuerda este evento, para que el paciente pueda permanecer en el presente, mientras explora este patrón de respuesta de trauma.

El terapeuta utilizará las intervenciones somáticas adecuadas para desafiar esta narrativa somática y ayudar al cliente a desarrollar, paso a paso, un recurso somático adecuado para este tipo particular de hiper o hipo activación, y así, ayudar a que el sistema nervioso y el cuerpo puedan calmarse aquí y ahora, lo cual contribuye a ampliar el margen de tolerancia y la capacidad reguladora e integradora del paciente. Ademas, el individuo, en su día a día, tendría mayor capacidad de darse cuenta de sus propias tendencias corporales habituales de desregulacion según se activen y podría utilizar este recurso somático para auto calmarse.

La psicoterapia sensoriomotriz utiliza herramientas e intervenciones somáticas para que los individuos se puedan sentir, no solo seguros en sus cuerpos, sino también empoderados y puedan ser capaces de actuar, resolver dificultades interpersonales y participar en el mundo de una manera mas eficaz y satisfactoria.