Economía Social y Solidaria, herramienta de transformación social

Elsa Santamaría, directora del Máster de Empleo y Mercado de Trabajo, de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación

La Economía Social y Solidaria (ESS) es una propuesta política de transformación social; un movimiento social emancipador con unas prácticas organizativas y empresariales diferentes a las de las empresas mercantiles convencionales.

En Barcelona, en el año 2015 se censaron cerca de 4.800 iniciativas socioeconómicas de la ESS en las que había más de 50.000 personas ocupadas, según los datos del “Informe de l’economia social i solidària a Barcelona”. La ESS en Cataluña ha sido capaz de afrontar la situación de crisis de los últimos años sin faltar a sus principios, entre los que cabe destacar:

  • La participación democrática horizontal

  • La calidad de los lugares de trabajo y la participación de los trabajadores en la propia definición del trabajo

  • La responsabilidad e inclusión social

  • Y la responsabilidad ambiental

Actualmente hay un gran debate sobre qué es y que no es Economía Social Solidaria y cuáles son los aspectos y lógicas que la distinguen de la economía convencional. En la Economía Social Solidaria confluyen tres sectores:

  • El tercer sector, que viene de la tradición protestantista de Inglaterra y los Estados Unidos

  • La economía social, que entronca con la economía cooperativita y que viene del siglo XIX

  • La economía solidaria, que aparece en los años 80 vinculada a pequeñas cooperativas de Las Azores que manifiestan explícitamente su voluntad de diferenciarse de lo que se ha convertido, en algunos casos, el tercer sector.

La ESS conlleva nuevas formas de producir, distribuir y consumir, bajo criterios como los que recoge la Red de Economía solidaria de Cataluña. Los criterios de la Red son:

  • Retorno ambiental

  • Proximidad y comercio justo

  • Transparencia interna y externa de los salarios

  • Integración social

  • Participación en redes

  • Finanzas éticas

  • Gestión de residuos

  • Desarrollo personal y profesional

  • Adopción de medidas de conciliación laboral

  • Adopción de medidas de riesgos laborales

  • Inversión en formación

  • Políticas de paridad

  • Democracia interna

  • Software libre

En resumen, la Economía Social y Solidaria permite la participación laboral en condiciones más equitativas y no discriminatorias, sobre todo para las mujeres y para colectivos en riesgo de exclusión social.

Estas son algunas de las ideas fuerza que, Joana García Grenzner explicó en el seminario del Máster Universitario de Empleo y Mercado de Trabajo: Intervención y Coaching en el ámbito laboral titulado: “Economía Social y Solidaria: ante qué posibilidades de empleo nos encontramos”.

Vídeo del seminario (en catalán), disponible aquí.