Amor romántico en la adolescencia: cómo se vive y qué modelos tiene

Silvia Sumell, tutora del Grado de Psicología.

La idea de amor en nuestra sociedad sigue siendo el mito de amor romántico. Ese amor eterno que pensamos que va a ser para toda la vida, en el que persiste la idea de que si nos quieren hay que darlo todo, que idealiza a la pareja, nos vuelve posesivos y celosos, con necesidad de control o pertinencia. Además, el aumento del barómetro de los celos se traduce como algo normal, como una señal de amor auténtico. Parece que se ha vuelto a instaurar la creencia de que controlar es una señal de máxima confianza. Persiste también la idea de la ‘media naranja’: no somos nadie sin el otro y juntos formamos uno solo.

Se trata de una idealización o falsa creencia de lo que es o debería ser una relación de pareja. Empieza a ser habitual restar importancia y normalizar este tipo de conductas, que conllevan riesgos, acentuados por la invisibilidad e impunidad que permiten las TIC. Todo ello está propagando conductas de control, posesión, manipulación y aislamiento

La pasión de la adolescencia

Como etapa de transición entre la infancia y edad adulta, los adolescentes quieren tener comportamientos propios de adultos, pero sin los recursos suficientes. Los cambios hormonales son constantes y viven de forma muy intensa, tanto lo bueno como lo malo. Se produce una cierta incongruencia y una gran variación en las opiniones: lo que es válido hoy ya no vale para mañana. También se produce una cierta inestabilidad y se puede pasar del llanto a la risa con facilidad. Los adolescentes lo viven todo con pasión, incluidas las relaciones de pareja.

Los padres son un modelo importante para los hijos de lo que es o puede ser una relación de pareja. Los jóvenes prestan atención a los aspectos positivos y negativos, en cómo sus progenitores resuelven los conflictos de pareja, en el tipo de discusiones, en las muestras de cariño, expresiones de sentimientos, en los roles que ejerce cada uno, etc. Al final, el modelo de pareja que han obtenido de sus padres, más las experiencias vividas condicionaran y marcaran sus futuras relaciones amorosas.

Relaciones breves en la adolescencia

Los adolescentes tienen relaciones sentimentales más breves porque la adolescencia es una etapa en la que se busca vivir muchas experiencias diferentes. No tiene que ver con que sean capaces de amar profundamente. Es una época de descubrimiento, donde las relaciones se basan sobretodo en la atracción física y en disfrutar. Hacia los 20 años se empiezan a valorar otras cualidades internas de la persona y a pensar en alguien con quien comprometerse.

Una relación es sana cuando somos capaces de desarrollar intimidad. Pero, ¿cómo se hace?

  • Evitar solo dar
  • Expresar los propios sentimientos
  • Escuchar y apoyar
  • Respeto versus descalificación
  • Los celos no son una prueba de amor
  • Tolerancia versus imposición
  • Control versus igualdad
  • Intimidad versus aislamiento
  • Intimidad versus intimidación

 Siempre hay una parte positiva en el hecho que un adolescente tenga pareja. Enamorarse significa tener capacidad de establecer un vínculo afectivo con alguien, de expresar y compartir los sentimientos más íntimos. Es una oportunidad para descubrir cómo somos cuando compartimos con otra persona, aprendemos lo que nos gusta, lo que nos gustaría cambiar y los valores que buscamos en una pareja.