La psicología perinatal, la base de un apego sólido

Cristina Silvente, tutora del Grado de Psicología y autora del libro “Las voces olvidadas. Pérdidas gestacionales tempranas”, Ed. Obstare.

A menudo, cuando digo que soy psicóloga perinatal mi interlocutor me mira con cara de extrañeza o me pregunta directamente qué es. Incluso una vez, en los comentarios a una entrevista que me hicieron una psicóloga cuestionaba mi profesionalidad y afirmaba que la psicología perinatal no existe.

La psicología perinatal es una especialidad muy reciente. De hecho, la Asociación Española de Psicología Perinatal se creó en 2012: la fundamos un grupo de psicólogas que colaborábamos de forma virtual desde hacía años. Fue presentada en el Colegio de Psicólogos de Madrid ese mismo año, para reunir a diferentes profesionales del ámbito en nuestro país, poder ofrecer una formación rigurosa y crear la especialidad. En España aún no es oficial y pocos centros universitarios ofrecen formación específica. Es por ello que desde la Universitat Rovira i Virgili emprendimos una formación dirigida exclusivamente a profesionales de la psicología y la psiquiatría, que ofrece la titulación de Diploma de Postgrado en Psicología Perinatal. Hay que tener en cuenta que ya existía la formación Master Universitario en Psicología y Psicopatología Perinatal e Infantil de la Universidad de Valencia, pero más enfocada en la psicopatología y dirigida a diferentes profesionales: psicología, medicina, enfermería, trabajo social, logopedia, fisioterapia, entre otros.

La psicología en el nacimiento

Yo comencé a raíz de mi propia experiencia con la maternidad hace casi 13 años. Recuerdo que después de dar a luz a mi hija animé a la directora de mi tesis doctoral a impulsar esta especialidad. El motivo era que los aspectos psicológicos en el nacimiento brillaban por su ausencia en cuanto a atención. En aquel entonces no había mucha información en castellano ni formación especializada, así que todo fue muy autodidacta. Me ayudó mucho la matrona del centro de asistencia primaria: me invitó a trabajar con ella en su centro y me invitó a participar en diversas formaciones para ser matrona. En ese período, trabajar directamente con familias, junto con mi formación previa en trauma, duelo y emergencias fueron mi base. Estar muy activa en asociaciones de ámbito social hicieron el resto: fui socia fundadora de DonaLlum, asociación catalana por un parto respetado y formé parte de asociaciones de lactancia y crianza, de salud y mujer.

La psicología perinatal se dedica a los aspectos psicológicos desde la concepción, el embarazo, el parto, el postparto y la primera crianza. Tiene en cuenta a la mujer, al bebé, a su pareja, a su familia y a la comunidad. Puede intervenir tanto desde el ámbito individual o de pareja/familia, como desde un ámbito social, en programas de prevención o comunitarios, así como desde la investigación científica.

Establecer las bases para un apego seguro

Como ejemplos tenemos la intervención psicológica en casos de reproducción asistida, la atención al duelo por pérdidas gestacionales y perinatales, ansiedad, depresión durante el embarazo, preparación al nacimiento, intervención en partos traumáticos (trastorno de estrés postraumático después del parto), depresión postparto y dificultades en la lactancia y crianza. Uno de los objetivos de la psicología perinatal es establecer las bases para un apego seguro con el recién nacido, ya que está relacionado con la salud mental futura.

Algunas de las situaciones que pueden requerir un profesional de esta especialidad se explican en este vídeo de presentación de la psicología perinatal.

Conocimiento transversal

El ámbito de conocimiento de esta especialidad de la psicología es muy amplio. Intervienen otras especialidades o áreas en psicología, que van desde psicología clínica, psicología de la salud, psicología social y psicología del desarrollo, hasta teorías del apego, trauma, duelo y prevención. Asimismo, es una especialidad donde el trabajo multidisciplinar es imprescindible e intervienen ginecología, matrona, enfermería, pediatría, trabajo social, psiquiatría y otras. Es por ello importante conocer la fisiología y la normalidad de los procesos de gestación, parto, lactancia y crianza.

Actualmente la mayoría de psicólogas perinatales trabajamos en el ámbito privado, en colaboración con asociaciones, y en el ámbito público desde programas comunitarios de atención a madres y familias. En Cataluña existen los centros de crianza adscritos a los servicios educativos municipales y programas específicos de atención a madres en riesgo de exclusión social o adolescentes. También se realiza investigación en universidades.

Considero que cualquier profesional de la psicología debería tener una base de conocimientos sobre psicología perinatal, ya que es la raíz de la vida a partir de la que se construye la persona. Me parece fundamental tanto si nos dedicamos a familias, como si trabajamos con niños, adolescentes y adultos.