Xavi Pascual: “Cada vez hay más ‘followers’ y menos ‘thinkers’ y eso es un problema”

Xavi Pascual, graduado y consultor de la asignatura Fundamentos de diseño tecnopedagógico del máster Educación y TIC (eLearning).

El aprendizaje por retos y las habilidades en el siglo XXI (las ‘soft skills’) son dos constantes en el discurso de Xavi Pascual, impulsor de EduBeDebate, una plataforma que busca potenciar el pensamiento crítico y que tiene su origen en el momento en que constata que “cada día hay más ‘followers’ y menos ‘thinkers'”. Según explica, el origen de esta iniciativa es el momento en que constata que “se está formando a los estudiantes en contenidos y habilidades que son muy fácilmente sustituibles por máquinas” a menudo se pregunta dónde queda el pensamiento crítico. Una pregunta que resuena cuando la post verdad es la última expresión que hemos incorporado a nuestro vocabulario.

La potencia del conocimiento colectivo, el trabajo en red, la creatividad asociada a la necesidad de innovar para aportar soluciones a los retos actuales y la oportunidad de comunicarnos como finalidad esencial del idioma son los otros elementos que fundamentan el relato de este joven emprendedor, que se decidió a impulsar EduBeDebate al constatar que sus alumnos aburrían incluso de trabajar por proyectos. La plataforma está activa desde finales de enero de 2018.

– ¿Por qué defensas que hay que aprender mediante retos?

Permite ubicar el aprendizaje en un contexto real. Por ejemplo, plantear a los estudiantes que resuelvan el embotellado de botellas de agua de una comunidad concreta. Se ha hecho una transición hacia el aprendizaje por problemas que plantea el docente hacia el aprendizaje por proyectos donde a menudo el resultado final del ya está planificado. ¿Acaso no hay retos en el mundo? Los tienen las escuelas, los barrios, las familias, los países… Los problemas nos paralizan y hacen sentir inseguro, mientras que los retos motivan.

Solucionar retos tiene una fundamentación tan pedagógica como social, porque facilita que se generen soluciones reales, con lo que conseguimos que las personas sean conscientes de su talento, potenciarlo y poniendo en evidencia la capacidad de impactar en su entorno y en el mundo.

– Una vez definido el reto, propones poner los contenidos educativos en contexto con el entorno y la realidad.

La mejor manera de generar curiosidad es conectando los retos con la realidad, aportando valor al que se aprende y que tenga utilidades positivas. Por otra parte, acercamos la empresa al tejido educativo ya que los retos pueden ser patrocinados por marcas, por lo que proporcionamos un canal que las vincula con las personas, y les permite recibir innovación de impacto positivo tan a su marca, su producto ya la sociedad. Es un triángulo muy claro de impacto.

– Llegas a esta solución a partir de tu experiencia como docente de inglés en primaria?

Sí, constato la necesidad de potenciar talentos y habilidades (‘soft skills’) en los niños, en relación a la revolución 4.0 que estamos empezando a vivir. No somos conscientes socialmente de lo que supondrá la robótica y nos debemos preparar o nos quedaremos obsoletos. Y no basta con tener un máster: hay que potenciar las habilidades, que sea difícil que una máquina pueda copiar.

– ¿Qué necesita hoy la tecnología educativa vista desde los ojos de un emprendedor?

Es necesaria una aceleradora dedicada exclusivamente a educación y tecnología en Cataluña, con personas que aporten un valor añadido a la pedagogía. Porque entre el 60 y el 70% de las herramientas actuales aportan un valor pequeño en la pedagogía.

El cambio del método educativo no va de libro electrónico o de digitalizar fichas. Sin una función pedagógica disruptiva, no funcionará. Las herramientas tecnológicas deben ayudar a cada docente a diseñar el itinerario para cada criatura: pero no lo ha de diseñar el docente solo, sino que el estudiante debe ser protagonista.

– ¿Dónde queda la memoria en el entorno digital?

Memorizar para exámenes está en el extremo opuesto de un reto puesto en contexto, que consigue involucrar con el objetivo de que el estudiante presente una propuesta. La memoria debe potenciarse con estrategia: el docente no puede ser un transmisor, sino que debe proporcionar estrategias y ayudar a poner en contexto.

No estoy en contra de memorizar: hay juegos buenísimos para ello que inciden sobre la creatividad. Me cuesta creer que haya alguien que en su día a día únicamente utilice la memoria, quiero decir, una máquina tiene muchos más capacidad para memorizar que un humano. Por ello, considero que lo más interesante es potenciar las habilidades que las máquinas no tienen.

– ¿Qué te indica el hecho de que una web como EduBeDebate, que promueve el trabajo por retos y el debate en colaboración vía vídeo, genere sorpresa?

Tiene un punto positivo y uno negativo: tenemos que preparar el terreno para dar a conocer el trabajo con esta metodología. Hace al menos 30 o 40 años que se trabaja por proyectos, pero el aprendizaje por retos surge hace relativamente poco: en 2011 Apple el empieza a introducir y el año 2015 el Instituto Tecnológico de Monterrey el empieza a potenciar desde su Observatorio de Innovación Educativa, poniéndolo en contexto con la realidad social. Y, curiosamente, la Singularity University está financiada por empresas muy grandes de Estados Unidos y todo lo que hace es trabajo para retos, y hay que decir que tiene algunos de los estudiantes más brillantes y bien preparados.

– Últimamente se insiste mucho en que el mundo ha evolucionado pero el aula sigue teniendo la estructura de hace siglos.

El mundo es global y, en cambio, el aprendizaje es local. ¿Cómo puede ser que tengamos herramientas para facilitar un aprendizaje global y, en cambio, seguimos dando clase dentro de un aula de 4 paredes? Después decimos que en nuestra sociedad hay personas incultas, racistas… ¿Les hemos puesto en contacto con otros? Hay que romper barreras que hemos impuesto y que realmente no existen: la única limitación es el idioma. La finalidad de una lengua debe ser la comunicación, no tanto el acento… y yo estudié magisterio especializado en inglés. Es necesario que nos pongamos a hacer lo que realmente aportará a los estudiantes una vez salgan de la escuela. Ahora los estamos preparando para pasar la Selectividad y entiendo que el sistema es así, pero la tenemos que cambiar.