Cómo ver y vivir la aplicación de las técnicas psicológicas que se estudian en la UOC

Eulalia Hernández Encuentra, co-directora del máster universitario en Intervención psicológica infantil y juvenil: estrategias y técnicas de intervención y coordinadora del grupo de investigación PSINET.

Algunos estudiantes del máster universitario en Psicología infantil y juvenil: técnicas y  estrategias de intervención solicitan “ver y experimentar cómo se aplican las técnicas que se estudian”. Para darles respuesta, desde el máster hemos organizado un seminario de trabajo con el director del Instituto Carl Rogers de Barcelona, ​​Josep M. Herrera, en el que hemos hecho una inmersión en la intervención psicológica desde la orientación humanista.

En el máster trabajamos las herramientas para la intervención psicológica infantil y juvenil que plantean diferentes orientaciones teóricas (humanista, sistémica, psicodinámica y cognitivo-conductual) y ponemos énfasis en la necesidad del profesional de hacer una reflexión y análisis crítico que le permita escoger las técnicas más adecuadas en cada momento del proceso terapéutico.

La intervención terapéutica desde el modelo humanista establece la importancia de la relación entre dos personas: la facilitadora o experta en psicoterapia y la persona experta en la propia vida. Para establecer esta relación, el especialista o terapeuta no sólo debe disponer de diferentes técnicas para intervenir, sino que es imprescindible que también disponga de actitudes específicas que permitan crear una relación personal. O sea, que las técnicas no son nunca útiles por sí solas, sino a partir del contexto terapéutico en el que se utilicen.

En este contexto, el seminario trabajamos las actitudes y las técnicas. Las actitudes del terapeuta desde la orientación humanista son tres: la empatía, la aceptación incondicional y la congruencia. Son imprescindibles y necesarias en la intervención terapéutica en cualquiera de las etapas del ciclo vital.

La presentación de la importancia del trabajo personal del terapeuta humanista en estas actitudes es el hilo conductor de la conferencia de Josep M. Herrera [vídeo] en el seminario.

Las técnicas de la intervención terapéutica infantil y juvenil desde la orientación humanista se presentaron de manera práctica y a partir de casos trabajados previamente por todos los participantes en la sesión. Se seleccionaron tres técnicas concretas: el mapa corporal, los monstruos domésticos y las etiquetas, cada una enfocada a un grupo de edad diferente.

• El mapa corporal (0-6 años) se orientó a aumentar la autoconciencia y la autorregulación a partir del trabajo de la conciencia corporal y la asociación de las sensaciones corporales y los sentimientos. El niño va aprendiendo a identificar, comprender y expresar lo que necesita.
• Los monstruos domésticos (6-12 años) se trabajó mediante la autoconciencia, aceptación y afrontamiento de los problemas a través de la externalización en monstruos.
• Las etiquetas (12-18 años) plantearon la toma de conciencia de la propia idea del yo a partir de las etiquetas con que el entorno define el adolescente, para liberarse y integrarlas para acercarse al yo más real.

 

 

 

 

El juego de rol de las tres técnicas -que incluyó la simulación y una explicación para cada una de las técnicas- fue llevado a cabo María Beúnza y Zenaida Aguilar, profesoras colaboradoras del máster de intervención infantil y juvenil de la UOC y psicoterapeutas del Instituto Carl Rogers de Barcelona. Las técnicas se pusieron en práctica en un caso inventado o, en algunos casos, real y con la supervisión de las profesoras.