Se identifica cómo mejorar la velocidad e intensidad del habla en español en pacientes con Parkinson

Gemma Moya Galé, profesora asociada del Grado de Logopedia y del máster universitario Dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje.

La única investigación académica que ha examinado los efectos de las técnicas de manipulación de la velocidad del habla y la intensidad vocal en dos variables acústicas típicamente asociadas a la inteligibilidad se presentó recientemente en el congreso XXXI Congreso Internacional AELFA-IF de Granada. El trabajo se centra en pacientes que sufren Parkinson y supone un avance en la investigación de éste ámbito en relación al idioma español, hasta ahora focalizada en la lengua inglesa.

La investigadora principal del estudio es Gemma Moya Galé, profesora asociada del Grado de Logopedia y del máster universitario Dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje.

Los pacientes con enfermedades neurodegenerativas, como por ejemplo el Parkinson, suelen presentar un trastorno motor del habla –la disartria– que reduce significativamente su inteligibilidad. Desde un punto de vista ecológico, este concepto refleja el éxito (o fracaso) de las diferentes interacciones comunicativas. Para el proyecto presentado en Granada, 14 pacientes con Parkinson y 8 personas sin esta afectación leyeron un pasaje en español en tres condiciones de lectura diferentes: habitual, lenta y fuerte. Los resultados tienen importantes implicaciones clínicas, ya que indicaron que las dificultades motoras al hablar en español podrían beneficiarse de terapias del habla que combinen estas dos últimas técnicas.

Sabemos que existe una relación entre los déficit articulatorios y la reducción de la inteligibilidad al hablar en inglés, pero poco se conoce sobre la relación de estas variables en español. En concreto, sabemos que en inglés, el espacio vocálico se reduce significativamente y se elimina la distinción fonológica entre los diferentes segmentos vocálicos. Además, también se han observado diferencias en su duración. Varios estudios han demostrado que este espacio vocálico incrementa al reducir la velocidad del habla y al aumentar la intensidad de la voz, con una mejora significativa en la inteligibilidad. Asimismo, estas técnicas también han maximizado los contrastes temporales en vocales.

Referencia: Moya-Galé, G. (2018). Efectos acústicos de la manipulación de la intensidad y velocidad del habla en pacientes con Parkinson. XXXI Congreso Internacional AELFA-IF, Granada, España.