‘A Silent Voice’, un manga sobre el acoso escolar para entender todos los puntos de vista

Desde los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación os recomendamos este cómic japonés sobre bullying, discapacidad y las distintas perspectivas de los implicados

A Silent Voice

Es frecuente encontrar relatos de ficción en que una víctima de acoso escolar se transforma luego en acosador, pero no lo es tanto que el primer acosador se convierta luego en la víctima. Éste es sólo uno de los puntos de vista que contempla A Silent Voice, un emotivo, crudo y precioso manga de Yoshitoki Ôima (2013), que huye de los clichés del bullying escolar. Centrado en un grupo de compañeros de clase, relata, a base de saltos en el tiempo, la relación que se establece entre Shôya Ishida, un chico aburrido y gamberro, y Shôko Nishimiya, una chica sorda.

Todos los puntos de vista

'A Silent Voice', un manga sobre acoso escolar

Shôya Ishida empieza en la escuela primaria un proceso de bullying hacia Shôko Nishimiya cuando llega como nueva alumna en la clase. El acoso irá in crescendo, sobre todo por la pasividad que “parece” tomar la chica, fruto de la incomunicación entre ambos por su sordera, aunque ella utiliza una libreta para escribir lo que quiere decir. La autora de A Silent Voice no se extiende en explicar los orígenes del acoso escolar, porque no siempre hay un motivo determinante. En este caso, simplemente el hastío de Ishida es lo que le induce a tomarla con una persona a su parecer diferente, canalizando sus emociones negativas.

El papel del resto de compañeras y compañeros de clase también es fundamental, tal y como lo es en cualquier situación de bullying escolar. Así, el respaldo hacia el bullying que realiza Ishida, se activa en la gran mayoría de la clase, que pasan de recibir a la nueva chica con respeto, a tratarla con desprecio, mostrarse pasivos y observar las agresiones e incluso unirse en las acciones contra ella. Si hay alguna voz disidente, como es el caso de una compañera que se hace amiga de Nishimiya, ésta acaba sufriendo también un rechazo y maltrato. Yoshitoki Ôima describe todo este proceso con gran crudeza y con una perspectiva objetiva muy real.

Un giro de guión, de acosador a acosado

La pérdida reiterada de los audífonos de Nishimiya, frente a la que su madre emprende acciones -entre las cuales cambiar a la chica de escuela- y ante la que la dirección del centro pasa a la acción, es el punto de inflexión en esta situación. Ishida es señalado entonces por la clase como el culpable único y pasa a ser de acosador a acosado por sus antiguos compañeros.

'A Silent Voice', un manga sobre acoso escolar

A Silent Voice no termina aquí, sino que en los siete volúmenes en que se presenta, vemos la evolución de Ishida, ya en secundaria, como pasó sus años como acosado, su sentimiento de culpabilidad, aceptación de los hechos y ansias de redención que lo llevan a volver a buscar a Nishimiya, e incluso aprender lenguaje de signos para comunicarse con ella para pedirle perdón. A partir de aquí, este encuentro junto con el de otros compañeros y nuevas amistades que también han sufrido bullying, permite a la autora mostrar un amplio abanico de las casuísticas del acoso escolar: cómo se origina, cómo se mantiene, la actitud de los diferentes actores, etc… Así como las consecuencias que se derivan mucho tiempo después: aislamiento, pérdida de autoestima, depresión e incluso el suicidio, que en la historia se presenta dos veces, y con dureza.

El final del relato muestra la generosidad del perdón, de la comprensión y de asumir los hechos en ambos sentidos, y la valentía de continuar hacia adelante con la carga personal de cada uno.

La discapacidad y la voluntad de comunicación

'A Silent Voice', discapacidad y  acoso escolar

La originalidad de este manga reside, también, en el planteamiento de la discapacidad y el papel que juega en los casos de acoso escolar. En este caso la sordera, como diferencia importante frente a los demás chicos y chicas, se toma como excusa para actuar en su contra.

En este sentido, Yoshitoki Ôima consigue exponer en el manga el pensamiento de Nishimiya, su sentimiento y sensación de incomunicación de manera magistral, talmente como si la “oyeramos” hablar sólo en lenguaje de signos.

'A Silent Voice', un manga sobre acoso escolar

El papel de los adultos y el entorno familiar

¿Cómo actúan los adultos frente al bullying escolar? Por un lado, la autora incide en el papel del profesor y tutor de primaria, como pasivo, quitando importancia al asunto y sin tomar cartas en el asunto excepto cuando los hechos son ya de graves dimensiones. Y aunque también aparece un contrapunto en otra profesora más activa, claramente su crítica frente a algunos docentes es bastante aguda.

Por otro lado están las familias de ambos protagonistas, con un padre desaparecido en ambos casos, y con una madre sobreprotectora y a la vez un poco incomprensiva (la de Nishimiya) y otra aunque cariñosa, quizás demasiado permisiva y poco en casa por su trabajo (la de Ishida).

Finalmente, también se describe el sentimiento de la hermana pequeña de Nishimiya, y como tanto la discapacidad como la sensación de desamparo que tiene respecto a su hermana mayor la condicionan en su actitud, de defensa activa.

Un manga para educar

Es ésta, pues, una obra intensa y que profundiza en el proceso del acoso escolar sin quedarse en la superficie, novedoso por la perspectiva que toma del victimario, nada habitual. Por su formato, en viñetas de cómic japonés, se presenta muy recomendable como lectura en escuelas e institutos. Puede servir de reflexión e incluso incidir activamente en procesos de bullying.

A Silent Voice ha sido aclamado tanto por la crítica como por los lectores, obteniendo diversos premios. Incluso se ha adaptado como película animada en el anime homónimo de Naoko Yamada (2016).