Déficits de la memoria implícita explicarían dificultades de niños y niñas con TEL

Nadia Ahufinger Sanclemente, profesora del máster de Dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje y del grado de Logopedia, e investigadora del Grupo de Investigación en Cognición y Lenguaje (GRECIL)

TEL llenguatge oral

Muchos niños y niñas en todo el mundo tienen dificultades para expresarse de manera oral y también para comprender lo que las personas les explican o preguntan. Lo primero que deben hacer las profesionales cuando detectan este tipo de dificultades del lenguaje es comprobar que estos niños y niñas no tienen problemas de audición (es decir, problemas para oír bien), alguna afectación cerebral o neurológica, nivel cognitivo bajo (lo que llamamos coeficiente intelectual no verbal) o, por ejemplo, algún síndrome como podría ser el síndrome de Down o Williams. Hay niños/as con dificultades del lenguaje oral que no presentan una causa evidente (como las que acabamos de enumerar) que explique estas dificultades. Así, dado que aparentemente parece que sólo tienen dificultades del lenguaje, se les diagnostica con lo que se denomina trastorno específico del lenguaje o TEL (en los países de habla inglesa ya se le denomina trastorno del desarrollo del lenguaje o TDL).

Los niños y niñas con TEL tienen importantes dificultades en el área del lenguaje llamada morfosintaxis. Estas dificultades se relacionan con errores con las regularidades del lenguaje como son los tiempos verbales (futuro / pasado), el género (femenino / masculino) o el número (singular / plural). Por ejemplo: «la niño mañana juega a pelota». Además, algunos de ellos pueden tener dificultades relacionadas con el vocabulario o el uso de las palabras. Por ejemplo: cuando no les salen las palabras que quieren decir o utilizan palabras erróneas para referirse a un objeto (dicen la palabra moto cuando ven una bicicleta).

La importancia de la memoria implícita en el TEL

Durante los últimos años, diferentes investigaciones han intentado explicar el trastorno específico del lenguaje como un problema relacionado con la memoria. La memoria la utilizamos para recordar multitud de cosas y es por eso que desde el ámbito de la psicología se le ha clasificado según los procesos que hacemos para recordar y según lo que recordamos. La memoria y el lenguaje tienen una relación muy estrecha porque para aprender diferentes aspectos del lenguaje también utilizamos un tipo u otro de memoria.

La memoria implícita es aquella que utilizamos para recordar información de manera inconsciente: la utilizamos sin darnos cuenta, por ejemplo, cuando escribimos, cogemos la bicicleta o conducimos. Aunque no seamos conscientes de que estamos recordando los pasos para hacer estas actividades, es esencial que se nos active la memoria implícita y podamos recordar como teclear, pedalear o conducir. Del mismo modo, esta memoria también es fundamental para aprender a hablar y utilizar el lenguaje.

Los autores Ullman y Pierpont (2005) proponen que la área del lenguaje relacionada con la morfosintaxis la aprendemos con esta memoria implícita. Por tanto, estos autores proponen que los niños con TEL tienen dificultades morfosintácticas porque tienen afectada esta memoria implícita.

Resultados clave para la investigación de los trastornos del lenguaje oral

Durante los últimos cuatro años, desde el Grupo de Investigación en Cognición y Lenguaje (GRECIL) liderado por el Dr. Llorenç Andreu (Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC) y la Dra. Mónica Sanz-Torrent (UB) trabajamos en una línea de investigación para conocer la relación que tiene la memoria con el TEL. Un total de 38 niños y niñas con TEL y 38 sin dificultades del lenguaje de toda Catalunya participaron en el estudio enmarcado en mi tesis doctoral donde investigamos si la memoria implícita se encuentra afectada en niñas y niños catalanes con TEL. Además, también investigamos si esta memoria implícita se relaciona con las dificultades del vocabulario y no sólo morfosintácticas.

Todos los participantes del estudio fueron evaluados con diferentes pruebas estandarizadas relacionadas con la valoración del lenguaje y también de la memoria. Aparte, para evaluar las habilidades de uso de la memoria implícita, las niñas y los niños realizaron una serie de tareas experimentales relacionadas con el aprendizaje del vocabulario de manera implícita. Una de estas tareas experimentales consistió en simular el proceso que hacen los bebés para segmentar las palabras de un habla continua de manera implícita: los bebés cuando escuchan sus madres y padres hablar no saben cuándo comienzan y terminan las palabras (por ejemplo: pequeñanolloresqueahoravamosacomer / Pequeña, no llores que ahora vamos a comer). Para poder encontrar el límite de las palabras y hacer la segmentación adecuada, las personas, entre otros procesos, utilizamos un mecanismo de cálculos implícitos con los que, sin estar conscientes, somos capaces de calcular qué sílabas son más probables de aparecer juntas (y por tanto, de formar una palabra) y cuáles tienen más probabilidades de aparecer separadas (por lo tanto, de separar palabras).

investigació sobre la memòria implícita en infants amb TEL

Así, las niñas y niños, tanto con TEL como sin dificultades del lenguaje, que participaron en el estudio se les pidió que pintaran un dibujo mientras se ponía de fondo una secuencia auditiva y continúa formada por palabras trisil·làbiques encadenadas una tras otra (sin pausas, silencios o entonación). Estas «palabras trisil·làbiques» estaban formadas por tres tonos musicales en vez de sílabas lingüísticas para evitar que hubiera lenguaje involucrado. Una vez se acababa la secuencia auditiva evaluaba si los niños reconocían de forma aislada las palabras que se encontraban escondidas en la secuencia.

Després d’una extensa avaluació de la memòria implícita relacionada amb l’aprenentatge de paraules a través de tasques experimentals, els resultats de la tesi van mostrar que els infants amb TEL mostren dificultats en resoldre tasques a través de la memòria implícita i que aquesta memòria es relaciona amb el vocabulari dels infants. Aquests resultats són importants per a la investigació dels trastorns del llenguatge oral ja que ens donen més informació sobre quins mecanismes poden estar causant les dificultats que presenten aquests infants per expressar-e i entendre el món a través del llenguatge. A més a més, conèixer en més profunditat la relació entre memòria i llenguatge pot ajudar a les professionals que dissenyen les intervencions per a la millora del llenguatge a tenir en compte els dèficits relacionats amb la memòria.

Después de una extensa evaluación de la memoria implícita relacionada con el aprendizaje de palabras a través de tareas experimentales, los resultados de la tesis mostraron que las niñas y niños con TEL muestran dificultades en resolver tareas a través de la memoria implícita y que esta memoria se relaciona con el vocabulario de los niños. Estos resultados son importantes para la investigación de los trastornos del lenguaje oral ya que nos dan más información sobre qué mecanismos pueden estar causando las dificultades que presentan estos niños y niñas para expresarse y entender el mundo a través del lenguaje. Además, conocer en mayor profundidad la relación entre memoria y lenguaje puede ayudar a las profesionales que diseñan las intervenciones para la mejora del lenguaje a tener en cuenta los déficits relacionados con la memoria.

Foto principal: Ashton Bingham a Unsplash