La educación artística en el confinamiento, clave para la gestión emocional

En la docencia no presencial surgida de la situación por la Covid-19, la educación artística en el confinamiento se ha mostrado como una de las materias esenciales, un vehículo para expresar lo que sienten niñas, niños y jóvenes. Lo explica Camino López, profesora colaboradora de los Estudios de Psicologia y Ciencias de la Educación, a raíz de su participación como docente en el programa de televisión “Aprendemos en casa”. 

educación artística confinamiento

El aula en casa, desde la televisión

El pasado 23 de marzo, RTVE y el Ministerio de Educación y Formación Profesional puso en  marcha el programa del equipo de Training WheelsAprendemos en casa”, para “facilitar la educación desde la televisión pública, durante la suspensión de clases presenciales”. Un claustro de profesorado experto en diferentes materias y con experiencia en el mundo de las tecnologías se pusieron al frente de ‘las aulas televisivas’. Entre ellos, la profe Camino, de Educación Artística

Camino López, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, máster en Profesor de Educación Secundaria y en Educación y TIC por la misma universidad, es profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC desde el 2017. Asegura que está viviendo su sueño: “¡Siempre quise llegar al máximo número  de estudiantes! En la UOC, he llevado cuatro aulas a la vez… ¡pero la semana pasada nos vieron cuatro millones y medio de personas!”.

El 99% de los hogares españoles dispone de un aparato de televisión, como mínimo, frente al 78’4% que cuenta con ordenador aunque un 83% dispone de internet y un 97% de teléfono móvil (España en Cifras, 2018, INE). Es decir, casi un 20% de la población se queda fuera del aprendizaje online, de ahí, la importancia de este espacio.

“¿Quién podía imaginar que llegaría una pandemia y las niñas y niños se quedarían en casa? En cuatro días, TVE montó el programa y, en pocos días, me llamaron. El Ministerio de Educación creó el programa para ser un complemento educativo a la formación reglada que ya están recibiendo los niños y niñas. Gracias al trabajo del Ministerio de Educación y del programa de RTVE recibo la parrilla semanal, a partir de ahí propongo a los chicos y chicas un reto que les ponga a prueba con la educación artística durante el confinamiento. He tratado temas como el libro del artista, la perspectiva cónica, la fotografía conceptual o la ilustración y diseño de personajes, entre otros. El profesorado nos coordinamos con un equipo de especialistas (guionistas, revisores y editores). Trabajamos de manera colaborativa a través de una red social profesional”, nos explica. Su trayectoria profesional, así como sus habilidades para trabajar colaborativamente en red y su fluidez a la hora de comunicar en formato audiovisual fueron algunas de las razones por las que la llamaron.

Desde la experiencia de la educación online

Además de ser una persona activa en redes y su blog, donde comparte su trabajo siempre que puede, Camino da clases online en el Máster en Educación y TIC de la UOC pero también tiene experiencia en clases presenciales en universidades e institutos. 

camino lópez garcia

“Ser profesora online me ha dado un superpoder, el de la intuición, que me ayuda cada día para ser la profe Camino de la tele. En el Campus Virtual no veo las caras de “no estoy entendiendo” de mis alumnos. He desarrollado un sexto sentido para saber cuándo la clase no va bien… ¡Eso me sirve ahora! Mi experiencia también me ayuda a saber crear los guiones pensando en todas las posibilidades, en una realidad general pero sin dejar a nadie fuera.  Y a ser flexible, rápida y eficaz además de buena docente. En la UOC, estoy acostumbrada a trabajar en equipos multidisciplinares y de forma colaborativa en red… ¡a muchos profesores presenciales eso les cuesta!” afirma esta educadora, convencida de que todo conocimiento y experiencia suma.

A pesar de su trayectoria y habilidades, el virus y la tele la han obligado a un triple salto mortal.

La educación artística en el confinamiento

“Las niñas y niños y jóvenes viven confinados en su casa, donde conviven con otras personas. Intento que los retos que planteo sean con materiales sencillos para que los tengan al alcance, que lo puedan hacer sin sus padres y que sea más o menos atractivo para chicos entre 10 y 16 años. Trato de ser rigurosa pero adaptándome a un formato televisivo y con tiempo limitado. Mi intervención comienza con un pequeño video de bienvenida: trato de motivar a los chicos y chicas, les doy las gracias por hacerlo tan bien y les recuerdo algunas medidas de higiene. Les presento el tema del día y luego viene una hora de clase. Más tarde, en un video de entre 6 y 8 minutos, lanzo un reto: les cuento una curiosidad para engancharlos. Por ejemplo: “¿Sabéis que hubo una vez una artista tuvo sus obras de arte confinadas durante 20 años porque creía que sus contemporáneos aún no estaban preparados para entenderlas?” y entonces, nos lanzamos a hacer una obra de arte confinada también. Adapto los contenidos a la realidad actual. Los guiones tienen que estar muy medidos para que no haya dudas… ¡no las podemos contestar!”

La educación artística en el confinamiento está siendo clave estos días. Uno de los problemas al que se enfrentan las y los jóvenes es el estrés: viven encerrados, con su familia y no con su tribu. El arte les ayuda a centrarse en ellos mismos, a trabajar su vida interior y a expresar muchas cosas que no son capaces de exteriorizar con palabras.

Aún hay quien cree que la educación artística es enseñar manualidades. Camino afirma rotunda que son mucho más y que “los expertos dicen que está siendo clave estos días. Uno de los problemas al que se enfrentan los jóvenes es el estrés: viven encerrados, con su familia y no con su tribu. El arte les ayuda a centrarse en ellos mismos, a trabajar su vida interior y a expresar muchas cosas que no son capaces de exteriorizar con palabras. Pueden comunicarse consigo mismos y sentir cómo evolucionan sus habilidades”. La profesora decidió trabajar la sinestesia como vehículo entre las emociones y la destreza manual: “Uno de nuestros retos fue ponernos música y pintarla. Elegir los colores y ver qué emociones sentíamos. El arte te permite abstraerte, fluir y conectar con aquello que nos hace personas, nos hace nosotros”. Emocionada, añade la importancia de trabajar los sentidos: “los chavales están percibiendo menos estímulos que si estuviesen en libertad. En su casa es difícil que se acerquen a algo nuevo y si encima no tienen internet… Siendo consciente de que estamos en un hogar, trato de trabajar los sentidos y la creatividad de los niños y de las niñas.”

educación artística

Pero no sólo eso hace su asignatura atractiva para sus estudiantes: “los jóvenes saben que viven en un mundo abierto, en evolución y con cosas diferentes, cualquier habilidad que desarrollen ahora y aquí será útil más adelante. Los retos de dibujo técnico le servirán, quieran dedicarse a la arquitectura o solo darle instrucciones a quien le construya su casa.

Y colateralmente, casi sin quererlo, los menores recuperan hábitos que ya parecían del siglo pasado: “se levantan sabiendo que ese día van a verme. Me sorprende en una era youtube que esta generación tan tecnológica le de valor a nuestro programa: se están acostumbrando a esperar al día y hora que toca y a estar atentos porque no nos pueden parar, volver a poner, parar… aunque para los que tengan internet, los vídeos se quedan recogidos en el espacio de Televisión a la Carta de RTVE. En mi blog estoy haciendo una recopilación de todos los de educación artística”. 

“Me sentía impotente con lo que vivimos: los niños encerrados y lejos de su escuela. ¡No olvidemos que es lugar de aprendizaje y sociabilidad pero también de cariño! “Aprendemos en casa” me ha dado la posibilidad de sumar mi granito de arena desde la educación artística en el confinamiento: no soy médica pero sí profesora. Ambas profesiones dejan huella en la vida de las personas. Una salva vidas y en la otra trata de que esa vida tenga un futuro” y, a pesar de que esta oportunidad le ha permitido sentirse realizada, “soy consciente de la responsabilidad: entro en la casa de muchas personas diferentes, soy responsable de los contenidos que elijo y de cómo los imparto pero también de cómo me expreso. Represento a todo un colectivo”.

Para ver los programas:

Blog de Camino Lopez