La colaboración en red para docentes y estudiantes

En estos momentos de confinamiento, nos hemos visto obligados a usar las tecnologías para comunicarnos, interactuar y también colaborar. Este webinar explora las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías en este sentido. ¿Cómo establecer una buena colaboración en red para docentes y estudiantes?

Montse Guitert
Montse Guitert

Montse Guitert, que participa con este webinar sobre colaboración en red en el ciclo Docencia no presencial de emergencia, es profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, en el ámbito de competencia digital. Además, coordina el grupo de investigación Edul@b sobre educación y TIC. El 2016 la Generalitat de Catalunya reconoció su liderazgo ejercido en la formación en línea sobre competencias digitales en el entorno universitario y su impacto en la ciudadanía con la distinción Jaume Vicens Vives. 

Colaboración en red en educación 

Los pedagogos del siglo XX sentaron las bases del aprendizaje cooperativo y entre iguales. En casi todas las metodologías educativas desarrolladas en los últimos cincuenta años juegan un papel fundamental conceptos como “trabajo en equipo”, “participación” o “cooperación”. Cuando a finales de los noventa se empezó a introducir la tecnología en tales procesos, se definió el computer supported collaborative learning (aprendizaje colaborativo basado en ordenador). Además, fue en este momento cuando se empezaron a crear universidades virtuales y cursos en línea. 

Una posible definición del aprendizaje colaborativo en línea parte de tres ejes:

  • El trabajo colaborativo no es la suma de partes, sino la adquisición de un objetivo común. 
  • Para que sea tal, debe darse en línea, en un entorno virtual.
  • El aprendizaje colaborativo facilita a los estudiantes aprender mejor que un aprendizaje totalmente individual. 

Existen distintos niveles de colaboración en función del número de personas involucradas y del grado de complejidad de la actividad, como muestra el siguiente gráfico. 

colaboración en red
Gráfico sobre los niveles de colaboración

Los procesos críticos fundamentales

Para colaborar en red, hay que tener en cuenta cuatro aspectos o procesos críticos fundamentales:

  1. Toma de conciencia de la colaboración: cada miembro debe tener en mente que su trabajo está supeditado al objetivo común, además de mostrar actitudes (transparencia, compromiso, motivación, etc.) que faciliten su cumplimiento. Merece la pena recordar que las tecnologías nos posibilitan trabajar de forma asíncrona. 
  2. Organización y planificación: es importante definir normas de funcionamiento, distribuir los roles y planificar bien los procesos. También se debe organizar la información. 
  3. Comunicación: en un proceso colaborativo, es importante que sea participativa, periódica, concisa, clara y adecuada a las normas de actitud de Internet (“netiqueta”). 
  4. Valoración y evaluación: cada miembro debe valorar su trabajo personal y el de sus compañeros, evidenciar los procesos y reflexionar sobre lo que ha aprendido. 

Hay muchas herramientas que pueden facilitar los procesos de colaboración. Podéis recuperarlas en el webinar de Marc Romero dentro de este mismo ciclo. 

Docencia en colaboración en red

Una docencia colaborativa nos permitirá hacer frente mejor a las dificultades, especialmente teniendo en cuenta nuestra situación actual.

La colaboración entre docentes debe ser paralela a las fases de la docencia en línea: el diseño, la implementación y el cierre. Así pues, debemos co-diseñar los cursos y actividades, compartir la docencia en su implementación y valorar y reflexionar conjuntamente sobre los resultados obtenidos

La competencia digital del docente permite pasar de la preocupación instrumental (cómo usar una herramienta) a la preocupación metodológica (qué herramientas son mejores para la docencia que queremos llevar a cabo). 

En la docencia en línea, como decíamos, se tiene que reforzar la organización. La figura del mediador/coordinador permite explicitar todos los procesos críticos expuestos anteriormente. 

¿Qué actividades llevar a cabo en cada fase? Aquí tenéis algunas propuestas.

  • Fase de co-diseño: la actividad que se había pensado para el escenario presencial debe replantearse en equipo, seleccionando los recursos y herramientas apropiados y definiendo la evaluación. Así conseguiremos un diseño sólido para nuestro proyecto innovativo.
  • Compartir la docencia: las dudas, descubrimientos y mejoras que se revelan en la implementación, si son compartidos, ayudan a mejorar la docencia de todos.
  • Valoración común: al final de curso, la valoración de los resultados académicos y de la satisfacción de los estudiantes ante las innovaciones experimentadas permiten llevar a cabo una práctica reflexiva. Hay que tener en cuenta que la docencia mediada por las tecnologías seguirá estando presente en el escenario post-covid.

Procesos de colaboración entre estudiantes en red

Las actividades colaborativas entre estudiantes no suponen la desaparición del docente, cuya presencia sigue siendo crucial a lo largo de todo el proceso. En el momento del diseño, toma decisiones sobre el valor de la actividad, la agrupación de los estudiantes y el nivel de colaboración, la duración, la evaluación y las herramientas y recursos que podrán tener a su disposición. En la fase de implementación, por otro lado, el docente fomenta la autonomía personal y grupal de los estudiantes, refuerza las actitudes positivas para la colaboración, hace un seguimiento del proceso para motivar y resolver conflictos, etc.

Los procesos críticos fundamentales pueden fomentarse a través de ciertas actividades: 

1. Actividades para tomar conciencia de la colaboración:

docencia en linea
Fuente: Javier Sierra en Unsplash
  • Debate virtual sobre un caso de colaboración en línea: se explicitan los elementos importantes de la colaboración y se define el objetivo común. 
  • Poner nombre al grupo: esta actividad ayuda a crear la propia identidad. Facilita entrenar su capacidad de tomar acuerdos en línea, que luego será clave en el desarrollo de la actividad.
  • Definir el tema del proyecto.

2. Actividades para la organización y planificación:

  • Definir unos acuerdos o normas de funcionamiento: los estudiantes deben describir cuál será su rol, cómo se organizarán y qué tareas llevarán a cabo, qué normas de comunicación tendrán, cuál será el plan en caso de imprevistos, etc.
  • Planificación grupal: los estudiantes deben organizarse temporalmente en red por semanas o por tareas, y cada uno debe distribuir las actividades que va a llevar a cabo. Se debe contemplar la replanificación. 

3. Actividades para la comunicación participativa, cívica y eficiente:

  • Normas de comunicación: se debe definir la regularidad de las conexiones y de la disponibilidad, qué pautas se seguirán y qué canales usarán. 
  • Trabajo síncrono y asíncrono: no todo el trabajo colaborativo debe ser síncrono. La comunicación asíncrona permite mayor flexibilidad, muy importante en el tiempo de confinamiento, y también potencia tareas más reflexivas y de creación de conocimiento. La síncrona es más adecuada para tomar decisiones, consensuar y resolver problemas.

4. Actividades para la evaluación continua:

  • Es importante dar un papel activo a los estudiantes en la evaluación. Se puede dar en forma de autoevaluación, coevaluación, reflexión grupal o evaluación por pares. Evaluar a los compañeros ayuda a evaluar el propio proceso de aprendizaje.
  • El docente debe evaluar el proceso, y no solo los resultados. Además de las evidencias de los estudiantes, en el entorno en línea quedan recogidas las discusiones de los foros, el historial de los documentos, etc. Mientras dure el proceso, el docente debe dar feedback grupal y el individual. La calificación individual de cada miembro del grupo variará en función del proceso individual de cada estudiante.

En definitiva, la colaboración en red ayuda a mejorar la práctica docente y facilita el desarrollo profesional y la dimensión social, además de mejorar su competencia digital. Para el estudiantado es igualmente beneficiosa, dado que enfatiza su papel activo, fomenta la construcción de conocimiento y la adquisición de competencias y disminuye el aislamiento social. 

Decálogo de la colaboración en red
Decálogo de la colaboración en red

A continuación podéis recuperar el vídeo del webinar completo de Guitert.

Vídeo completo del webinar de Guitert