3 retos para la igualdad de género en la Educación y la Psicología

2 marzo, 2020

Celebramos el 8 de marzo, el Día de la Mujer, reivindicando tres retos para la igualdad de género en las Ciencias de la Educación y la Psicología. Tres caminos que, a pesar de las nuevas conquistas en estas disciplinas, aún están lejos de situarse en la plena igualdad entre mujeres y hombres. Desde los feminismos en los ámbitos de nuestros Estudios, enfocamos algunas de las líneas de trabajo futuras.

1. Incorporación de las mujeres migrantes y racializadas como profesionales en los diferentes ámbitos de la acción social

acción social reto igualdad género

Desde los feminismos antirracistas hay que dejar de lado la idea de que las mujeres migrantes y racializadas son sobre todo sólo «objeto de intervención» desde el asistencialismo, ayudadas desde los servicios sociales y del tercer sector a partir de una estructura vertical que sitúa encima de todo a las «mujeres profesionales blancas/europeas como agentes de la educación social». El reto pendiente es, pues, que estas mujeres migrantes y racializadas puedan incorporarse como profesionales en los diferentes ámbitos de la Educación Social, reconocidas como expertas y protagonistas que lideran los programas, las políticas y programas institucionales del tercer sector vinculados con la acción social. Un proceso en el que hay que generar las condiciones institucionales, de contratación laboral y reconocimiento profesional, y de los conocimientos situados generados en el seno de las luchas de los movimientos feministas antirracistas.

2. Estudiar, visibilizar y normalizar los cambios vitales de las mujeres

psicología femenina reto igualdad género

Hay ciertos procesos y periodos que viven las mujeres, por ejemplo todo lo que tiene que ver con la maternidad (el embarazo, la pérdida de un hijo no nacido, la adaptación posparto, etc.) o todo lo que tiene a ver con el climaterio, que siguen estando muy descuidados. Prueba de la necesidad de que se visibilicen más es la aparición con fuerza de la psicología perinatal, pero aún queda mucho camino por recorrer y estudiar y normalizar estos cambios vitales de las mujeres. Ésta es una situación de partida que proviene del enfoque androcéntrico histórico de la Psicología que ha situado lo masculino como la norma, como argumento de que hay que estudiar y analizar. Y que ha provocado que lo que tiene que ver con la mujer, su situación, sus problemas, etc. quede oculto. Es necesaria todavía, pues, una concienciación y formación en perspectiva de género para poder contemplar y tener en cuenta las condiciones diferenciales que afectan a hombres y mujeres en todos los niveles vitales.

3. Equilibrio entre las mujeres y los hombres en los diferentes niveles y ámbitos educativos, y en la toma de decisiones y diseño de políticas educativas

educació dones repte igualtat gènere

Cierrad los ojos y pensad en esta imagen: Un mundo lleno de mujeres educadoras en los parvularios y una mesa de debate sobre políticas educativas sólo conformada por hombres. En el sector educativo, especialmente escolar, cuanto más inicial es el nivel educativo en que se enseña, más mujeres conforman la profesión. Las guarderías y las escuelas de primaria están llenas de maestros mujeres. Niveles educativos que aún se perciben que están relacionados con el cuidado, la ternura, la vocación… A medida que vamos subiendo de etapa, vamos encontrando más hombres, y en el mundo universitario el porcentaje de catedráticos-catedráticas es lamentablemente decantado hacia a los primeros y con un importante sesgo desigual en la remuneración también… Y sobre todo, si ya pensamos en quien diseña las políticas educativas, que son básicamente hombres. ¿Quienes presiden las mesas de debate de este país? Hombres. ¿Es un problema de la concepción que se tiene de la educación? ¿Necesitamos un cambio cultural/generacional para que más mujeres se impliquen e incidan en la toma de decisiones?

Pero para que las mujeres puedan aumentar esta participación en posiciones tradicionalmente masculinizadas en condiciones de igualdad, es necesario también que más hombres asuman nuevos roles en aquellos otros espacios más feminizados y vinculados a las tareas de cuidado, tanto en los hogares como profesionalmente. Necesitamos, por ejemplo, más hombres en los primeros peldaños de la educación, donde contribuyan a generar nuevos modelos de socialización de género. Y si bien hay que continuar empoderando las niñas a perseguir sus sueños, todo el mundo debe aprender que ningún sueño es posible sin que alguien se haga cargo de las tareas de cuidado que hay detrás. Por ello, hay que dignificarlas y distribuirlas más equitativamente entre hombres y mujeres y poner en valor todo este abanico de profesiones feminizadas -como también lo es la Educación Social- sobre la que descansan muchas otras, aunque a menudo son las más invisibilizadas y peores remuneradas.

Estos retos para la igualdad de género se han listado con la colaboración de las profesoras de los Estudios de Psicología y Ciencias de la EducaciónMíriam ArenasNati CabreraNizaiá CassiánAnna EspasaAna GálvezTeresa GuaschEulàlia HernàndezAsun Pié i Modesta Pousada.

Autor / Autora
Editora y redactora de contenidos de los Estudios
Comentarios
Deja un comentario