Cinco estrategias clave para la docencia en línea

20 mayo, 2020 teresa romeu

¿Qué estrategias clave para la docencia en línea pueden guiar y facilitar el aprendizaje en esta situación excepcional? ¿Cómo podemos aplicarlas?

Teresa Romeu ha sido la ponente de este nuevo webinar dentro del ciclo Docencia no presencial de emergencia. Teresa es profesora agregada de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC. Imparte la docencia en diversos grados y postgrado relacionados con el Ámbito de Competencia Digital de nuestra universidad y también en el Máster de Educación y TIC (e-learning). Es investigadora del grupo de investigación Edul@b. Coordina la formación inicial del profesorado que se incorpora a la universidad.

Antes de abordar las estrategias clave para la docencia en línea, conviene situar qué tipo de metodologías debemos usar, la necesidad de integrar la competencia digital por parte del docente y de la presencia docente como aspecto clave en un entorno de aprendizaje en línea.

Metodologías activas y colaborativas

La irrupción masiva de las tecnologías digitales ha generado nuevas maneras de enseñar y nuevas formas de aprender y en este sentido sea hace necesario incorporar metodologías que sean activas y colaborativas basadas en el uso pedagógico de la tecnología, orientadas a la transversalidad de los conocimientos y a la adquisición de competencias. 

Las metodologías activas y colaborativas nos aseguran un aprendizaje centrado en el alumno o alumna. También permite potenciar la colaboración, reforzando y amplificando las posibilidades educativas de cada persona. En este contexto, el rol del docente no es el de un mero transmisor de conocimiento, sino el de facilitador del aprendizaje.

Estas metodologías comportan:

  • Establecer dinámicas de interacción activa
  • Potenciar la autonomía y la motivación por aprender
  • Hacer que el aprendizaje sea significativo
  • Mantener una orientación al resultado con un enfoque en el proceso
  • Lograr las competencias a través del trabajo integral de actividades, recursos, herramientas, entorno y evaluación
  • Despertar la curiosidad y la creatividad
  • Desarrollar la competencia digital

Competencia digital docente

Como nos ha evidenciado la situación actual de confinamiento, es imprescindible que el docente sea competente digital. En este sentido, para desarrollar su actividad, docentes y maestros deben utilizar las tecnologías digitales no sólo de forma instrumental sino también como recurso metodológico y pedagógico.

Partiendo del marco genérico del DigComp, la misma Comisión Europea elaboró en el 2017 el marco específico de las competencias digitales del docente, denominado DigCompEdu, que recoge las competencias instrumentales y metodológicas necesarias para el docente.

El docente debe de ser capaz de incorporar el uso de las TIC en los procesos de enseñanza y aprendizaje desde los siguientes puntos de vista:

  • Poder comunicarse en entornos digitales
  • Gestionar de manera eficiente la información digital
  • Participar en redes educativas
  • Crear y desarrollar su identidad profesional en la red
  • Favorecer la inclusión y atender a la diversidad
  • Evaluar a los alumnos a través de herramientas y recursos en línea
  • Mantener una visión crítica de las tecnologías

Existe una herramienta gratuita en línea denominada SELFIE, creada desde la Comisión Europea, que facilita a los centros educativos poder valorar cómo utilizan las tecnologías digitales. Proporciona una visión de dónde se encuentran en el uso de las tecnologías digitales los docentes, el centro educativo y el alumnado, y sobre todo cómo pueden mejorar. Es una buena práctica para valorar la madurez digital del centro educativo.

Herramienta SELFIE

Presencia docente, por qué?

La presencia docente es necesaria e imprescindible para materializar un “acompañamiento” en línea. Esta nos permite superar la ausencia física y debe ser vehiculada en un espacio perceptible y de referencia, habitualmente denominado «tablón«. La forma en que un docente establezca su presencia en el entorno de aprendizaje en línea tendrá importantes repercusiones en la experiencia global de aprendizaje de los alumnos. La presencia docente hace más fácil crear curiosidad. Como decía Plutarco, los estudiantes no son vasos para llenar, sino antorchas para encender, y la clave es despertar su curiosidad para encender las antorchas.

La presencia docente permite:

  • Escuchar y entender más y mejor al alumnado
  • Generar empatía
  • Establecer una relación de confianza
  • Generar un clima agradable

Cinco estrategias para organizar las clases en remoto

1. Estrategia de comunicación e interacción, donde el docente es el moderador de las interacciones

Los mensajes son la herramienta básica de comunicación en el entorno virtual. Hay que cuidar el estilo comunicativo: el tono debe ser el adecuado (conciso, positivo, neutro y directo), debemos mantener la originalidad y la variedad y transmitir información clara desde una posición amable y respetuosa. 

Por otro lado, tenemos que tener en cuenta los elementos del mensaje. Además de elegir bien el contenido, podemos enriquecer la comunicación con recursos visuales. En todo mensaje tienen que estar presentes la despedida y la firma, y antes de enviarlo cabe revisarlo y corregirlo para evitar errores. 

A través de esta estrategia, facilitamos la interacción entre los estudiantes. Para que funcione, la comunicación debe ser constante y fluida, que promueva las relaciones sociales. Es importante definir los espacios asíncronos (para actividades más intensas) y los espacios de sincronía (para actividades más participativas y operativas, delimitadas en el tiempo) y que estos se encuentren en equilibrio. 

La comunicación que tenemos a nuestra disposición no tiene por qué ser solo escrita: lo visual y el audio, complementados con la gestualidad, deben estar presentes. 

A la hora de abrir canales y espacios, hay que asegurarnos de que el espacio tiene un uso concreto y explícito. Cuando se da un uso activo de estos canales, la sensación de pertenencia a un grupo mejora, cosa que es fundamental.

2. Estrategia de planificación y gestión, donde el docente es organizador del tiempo y la información

Aunque en un entorno virtual la planificación debe formar parte del diseño, en la implementación se deben replanificar tareas y actividades para adaptarlas al curso de los acontecimientos. Si se comparte esta replanificación con los alumnos, las tareas que se deben realizar se integrarán mucho mejor y serán más conscientes de asumirlas. 

Elaborar planes de trabajo semanales con los alumnos pueden ser una buena opción, así como abrir lugares en los que los alumnos hagan planificaciones de trabajo individuales. 

El tiempo es un factor clave: hay que clarificar la disponibilidad horaria y la frecuencia de conexión del docente. “Ser docente en línea no significa disponible 24 h al día”, remarca Romeu. El tiempo se mide de forma distinta a la docencia presencial, y hay que tenerlo muy presente a la hora de emitir mensajes para evitar repeticiones o lagunas de contenido. 

En cuanto a la información, debemos procurar priorizar lo fundamental y filtrar los contenidos de forma eficaz y eficiente. Todos los espacios de comunicación y de gestión de la información tienen que estar bien ordenados en el aula virtual, para que su acceso sea fácil y claro. 

Niño aprende en línea
Fuente: Stem-TL4 en Unsplash

3. Estrategia de dinamización, donde el docente es facilitador del proceso de aprendizaje colaborativo

En un entorno no presencial es necesaria una tarea proactiva por parte de los alumnos. El docente tiene que buscar la participación activa de los alumnos: plantear preguntas, favorecer el debate y el diálogo, intentar que ellos mismos se pregunten cosas entre sí, etc. 

Potenciar la interacción entre iguales está muy relacionado con potenciar las dinámicas de trabajo en grupo, que también va a tener que dinamizar el docente. 

Los debates virtuales son una muy buena herramienta para esta dinamización. En ellos, el docente tiene que tener una posición de moderador, inaugurando el debate, siguiendo bien los hilos de argumentación y sacando unas buenas conclusiones en su clausura. 

4. Estrategia de orientación y motivación, donde el docente es mediador del proceso de aprendizaje

Esta estrategia sirve para generar un ambiente agradable y de confianza. Esto es más necesario que nunca, ahora que estamos en situación de pandemia. Es importante preguntar a los alumnos cómo se sienten y mostrar interés por las tareas que están haciendo en general, pero sobre todo guiar el proceso de aprendizaje. 

Para guiar bien el aprendizaje, las actividades se tienen que presentar gradualmente, con pautas periódicas establecidas para alcanzar las competencias. Los recursos tienen que gestionarse de forma gradual, ofreciendo alternativas de refuerzo o ampliación y, en todo momento, asegurándonos de transmitir tranquilidad y seguridad.

5. Estrategia de evaluación, donde el docente es evaluador del proceso de aprendizaje

La evaluación debe ser contínua y formativa. Incorporar al alumnado activamente en la evaluación es el factor clave para conseguirlo. Esto supone reflexionar sobre qué va mejor y qué va peor, y qué se puede mejorar. Las autoevaluaciones, las coevaluaciones y las reflexiones grupales son mecanismos que pueden ayudarnos en este sentido. 

Por otro lado, su actividad debe tener un seguimiento ininterrumpido, que explicite siempre al estudiante los criterios con los que se le evaluará y recogiendo evidencias de la progresión de las tareas, así como feedback periódico. 

La evaluación orientada al aprendizaje va más allá de la cualificación: la cualificación depende de la suma de “evidencias” recopiladas durante el proceso de aprendizaje a partir de la participación en debates y discusiones, de la elaboración de trabajos, proyectos, retos, de actividades y trabajos individuales y grupales diversos. 

La presencia docente, clave del éxito

En conclusión, la presencia docente es fundamental en el entorno virtual, tanto en lo que se refiere a la conexión afectiva, la construcción de significados y la facilitación del aprendizaje.

Partiendo de esta presencia docente, integrando metodologías activas y colaborativas y tomando en consideración que la competencia digital es una necesidad, podemos aplicar las estrategias docentes con éxito. La siguiente tabla incluye el resumen de las cinco estrategias clave para la docencia en línea.

Tabla resumen
Tabla resumen

A continuación podéis recuperar el vídeo del webinar completo de Romeu

 
Vídeo completo del webinar de Romeu
Autor / Autora
Editora y redactora de contenidos de los Estudios
Comentarios
Deja un comentario