Maite Durán: ‘La experiencia pedagógica me permite trabajar con mis pacientes y clientes desde una perspectiva más enriquecedora’

29 abril, 2021
Maite Durán Maite Durán

Maite Durán Fabré es profesora colaboradora de Psicología del Desarrollo de la UOC desde hace dieciséis años. La hemos entrevistado con motivo de los veinticinco años de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación.

Antes de entrar a nuestra universidad, Maite Durán era docente en la universidad presencial. Sin embargo, encontró una oferta de profesorado colaborador de la UOC y decidió presentarse: “tenía ganas de vivir la experiencia como docente en el mundo virtual”. Forma parte del equipo de la universidad desde el año 2004, cosa que la convierte en una de las profesoras que más tiempo ha enseñado en los Estudios.

Una de las características del profesorado colaborador es que, a menudo, compaginan este trabajo con otras actividades profesionales. Durán es un ejemplo excelente de esta situación: desde el principio, compatibiliza la docencia con la psicoterapia y el coaching. Nos explica que la primera es un tratamiento que comporta un proceso de cambio a favor del bienestar de las personas, mientras que el otro permite focalizar la persona o el equipo en la consecución de un objetivo, aprovechando sus fortalezas y trabajando sus limitaciones.

Más allá de estas prácticas, ha participado en programas y podcasts sobre psicología y ejerce como formadora, entre otras actividades que se recogen en su web. Una de sus últimas experiencias profesionales ha sido el trabajo con sanitarios, de los cuales dice haber aprendido mucho: “conviven diariamente con situaciones que los ponen al límite emocionalmente, como pueden ser el trato diario con los pacientes, el estrés y los duelos, sin contar el reto del trabajo en equipo que realizan”.

El trabajo como profesora colaboradora me permite trabajar con mis pacientes y clientes desde una vertiente más enriquecedora

¿Cómo conciliar todas estas facetas con la docencia? “Se trata de tener una buena organización del tiempo y una buena planificación. Los momentos más difíciles se daban cuando la época de más trabajo coincidía con la corrección de las pruebas”.

A pesar de las dificultades, valora positivamente su larga experiencia como profesora: “Ha sido toda una experiencia evolucionar, trabajando con nuevas herramientas docentes, descubriendo cómo mejorar el rol docente y la proximidad con los estudiantes”. Además, destaca el impacto que ha tenido en su trabajo con pacientes y clientes: “la parte pedagógica me permite trabajar con mis pacientes y clientes desde una perspectiva más enriquecedora y completa”.

Este trabajo implica tener muy en cuenta las relaciones sociales, razón por la cual le preguntamos por la sociabilidad que ha hecho en los Estudios. Nos dice que valora haber encontrado una profesora responsable de asignatura “muy profesional y muy humana, que sabía como llevar y cuidar el equipo para que diéramos lo mejor de nosotros”, y también haber formado vínculos muy buenos con el resto de colegas.

La conexión personal con los alumnos puede ser menos evidente en una universidad no presencial, pero esto no quiere decir que no exista. “Cuando acaba el semestre, siempre he encontrado algún/a estudiante que me ha querido conocer personalmente y hemos ido a tomar un café. Es muy bonito: tanto desde el punto de vista profesional como personal, te refuerza que te agradezcan la motivación que les has ido dando y el seguimiento constante que les has proporcionado, ves que les ha motivado a seguir aprendiendo y creciendo”. Incluso afirma mantener una amistad con un par de ex-estudiantes.

Es muy bonito que los estudiantes te agradezcan la motivación y seguimiento constantes que les proporcionas

Motivar a los estudiantes a aprender y crecer es fundamental para Durán: “hay personas que sentimos la vocación de forma innata, desde muy pequeños, pero otros la encuentran con el paso de los años, a través de un proceso de autoconocimiento”. En este sentido, cree que sería oportuno ampliar los programas que favorezcan la autoexploración —tanto en la universidad como en las etapas educativas anteriores—. De este modo, cada estudiante podría encontrar más fácilmente el camino que más encaje con su perfil.

Y, ¿para qué caminos recomendaría el grado de Psicología de la UOC? “Estudiaría Psicología en la UOC en caso de estar trabajando, puesto que me facilitaría organizarme y planificarme a mi ritmo: tiene unos buenos materiales y está todo muy muy preparado, siempre tienes a tu disposición la ayuda de un tutor y de los diferentes profesores”. Lo dice desde la experiencia: ella misma estudió el posgrado de Docencia en Línea en los Estudios.

En conclusión, Durán resume su experiencia en la UOC como “un proceso de aprendizaje y crecimiento continuo”, que no se limita a la experiencia de los estudiantes, sino a toda la comunidad educativa.

Autor / Autora
Redactora colaboradora de los Estudios
Etiquetas
Comentarios
Deja un comentario