Feedback y educación online: la retroalimentación en el aprendizaje

7 febrero, 2020

Anna EspasaTeresa GuaschRosa M. Mayordomo, profesoras de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación e integrantes del grupo de investigación Feed2Learn, que centra parte de su trabajo en feedback y educación online

¿Por qué los estudiantes piden feedback pero luego no lo utilizan?

Ésta ha sido una de las preguntas que el grupo de investigación Feed2Learn (que estrena web) ha abordado en estos 10 años que hace que está contribuyendo en la investigación sobre los procesos de evaluación y feedback. Los estudiantes en general, piden feedback sobre el trabajo que hacen pero luego desconocen qué tienen que hacer, cómo lo han de utilizar o cuál debe ser su rol. La respuesta a esta pregunta permite avanzar en conocer cómo debe ser el feedback para que éste realmente sea útil para los estudiantes.

El objetivo del grupo de investigación Feed2Learn ha sido investigar cómo el feedback puede contribuir al aprendizaje online, en un entorno virtual como el caso de la UOC. En este sentido, se ha puesto el foco, principalmente, en el estudio y análisis del feedback que reciben los estudiantes en actividades escritas (pruebas de evaluación continua -PACS-, trabajos finales, memorias, etc …) que son las más comunes en un entorno virtual mayoritariamente asíncrono y donde predomina la comunicación escrita. Por lo tanto, entendemos, que el feedback:

1. Debe partir de los objetivos y situar el aprendizaje del estudiante en relación a estos.

2. Debe ser una ayuda que le haga reflexionar sobre cómo continuar en el logro de estos objetivos.

Ambas condiciones se dan en el marco de un proceso dialógico, y por tanto, hay que promover un diálogo entre docente-estudiante o estudiante y compañeros. Este proceso dialógico lo podemos resumir en tres fases (ver figura 1). Una primera fase que se corresponde con el proceso de dar y recibir el feedback (que puede venir del docente, de una o un compañero, de un grupo o bien automático). Una segunda fase de comprender y apropiarse del feedback recibido, y por tanto, de procesarlo y decidir y planificar qué acciones se deben hacer para que este feedback le permita mejorar la actividad. Esta fase exige un papel activo por parte de la o el aprendiz. Y, finalmente, hay una última fase de implementación de las acciones de mejora previamente identificadas, obteniendo así una actividad mejor. Como se puede ver en la imagen, estas fases corresponden a un proceso continuo: dar-recibir feedback, procesar e implementarlo.

feedback loop

Aspectos a considerar en relación al feedback y educación online

Tal y como confirman las primeras metanálisis sobre el feedback, su impacto en el aprendizaje es muy significativo y nos aportan evidencias de que el proceso de feedback es claramente imprescindible. Este proceso aún toma más relevancia en un entorno virtual en el que docente y estudiantes no están físicamente en el mismo lugar y tampoco deben coincidir temporalmente. Dado esta relevancia, desde el grupo de investigación Feed2Learn profundizamos en los procesos que inciden en el aprendizaje a través del feedback para aportar evidencias tanto a docentes, estudiantes, diseñadores instruccionales o responsables de políticas institucionales, sobre cómo, cuándo y de qué manera se facilitará el feedback.

Los resultados más importantes que se han obtenido en el marco de los proyectos de investigación del grupo nos permiten concluir los siguientes aspectos en relación al feedback y educación online en actividades escritas:

– Para favorecer que el feedback contribuya al aprendizaje, este debe estar formado por la combinación de preguntas + sugerencias que hagan reflexionar sobre los aspectos a mejorar y / o revisar de la actividad y sobre cómo mejorarlas.

– El tipo de canal utilizado para dar feedback (audio, vídeo o escrito) no tiene incidencia significativa en los resultados de aprendizaje (notas) ni en la satisfacción de los estudiantes. Pero en cambio, los estudiantes consideran que el feedback a través del vídeo genera más proximidad entre docente y estudiantes y permite favorecer el diálogo.

– Para generar un marco de feedback dialógico, imprescindible para el aprendizaje, hay que tener en cuenta una de estas condiciones: dar a los estudiantes la posibilidad de volver a entregar el trabajo después del feedback recibido (resubmission) o promover el feedback entre iguales.

– Es necesario formar (alfabetizar) los estudiantes en un rol activo con el feedback que reciben, para que sepan qué hacer y cómo con el feedback recibido (feedback literacy). 

Tal y como planteábamos a la pregunta inicial del post, a pesar de los esfuerzos que pone el profesorado en elaborar el feedback, los estudiantes no lo acaban utilizando. ¿Por qué? Desde los estudios científicos llevados a cabo sobre los procesos de feedback, apuntan diferentes razones: el estudiante no entiende el feedback, no sabe qué hacer con el feedback, está muy alejado de su conocimiento actual, no llega en el momento adecuado o es demasiado largo, entre otros.

¿Qué podemos hacer para que los estudiantes utilicen el feedback que reciben?

El grupo de investigación está actualmente desarrollando un proyecto financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades (2019-2021) que pretende explorar los factores que influyen en la implicación / compromiso con el feedback por parte de los estudiantes y su evolución en el contexto específico de enseñanza y aprendizaje online, entendiendo que hay que adopten un rol activo con el feedback recibido.

La contribución más relevante de este proyecto (Engaging students with feedback for learning in online environments, ON-Feed) es el abordaje global de la implicación del estudiante con el feedback, teniendo en cuenta las tres dimensiones que explican la implicación (engagement): conductuales, cognitivas (lectura del feedback, comprensión del feedback, detección de puntos débiles y de mejora; planificación a partir del feedback de los pasos a realizar; supervisión a partir del feedback del trabajo realizado, …) y emotivas (qué emociones genera el feedback recibido: rabia, satisfacción, curiosidad, confusión …).

Los resultados contribuirán a comprender algunos de los factores que hacen que los estudiantes se impliquen, en mayor o menor grado, en hacer el esfuerzo de comprender y utilizar el feedback que reciben. Por otra parte, las implicaciones educativas derivadas proporcionarán a los estudiantes estrategias de alfabetización del feedback (feedback literacy) y estrategias de enseñanza que fomenten la implicación de los estudiantes en relación a la actividad que están desarrollando contribuyendo así a reducir el abandono a nivel universitario.

Este último proyecto que cuenta con las profesoras Anna EspasaRosa M Mayordomo, con la participación de la profesora colaboradora Montserrat Martínez-Melo y la doctoranda Mar Martínez, con la dirección de la profssora Teresa Guasch, supone un paso adelante para identificar las estrategias de feedback en la educación que promuevan que el estudiante se implique, es decir, se apropien y use el feedback que recibe.

Autores / Autoras
Directora del programa de Psicopedagogía. Profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación. Integrante del grupo de investigación Feed2Learn.
Directora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación. Integrante del grupo de investigación Feed2Learn.
Profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación. Integrante del grupo de investigación Feed2Learn.
Comentarios
Deja un comentario