Los retos de mañana en psicología

2 junio, 2021
Parella abraçant-se

El pasado 13 de mayo se celebró el webinar ‘Los retos de mañana en psicología’, la segunda sesión del ciclo ‘Los retos de mañana‘. Este ciclo, organizado desde los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación, tiene por objetivo celebrar los 25 años de los Estudios y debatir sobre las perspectivas de futuro de las diferentes disciplinas. Las próximas sesiones se dedicarán a la acción social y educativa y a la intersección entre psicología y educación.

Clara Selva, profesora de los Estudios y Coordinadora del Prácticum del área de Psicología, fue la encargada de moderar este encuentro, en el que se debatió sobre los desafíos y las oportunidades que se le plantean a la psicología en el futuro. La conversación se centró, especialmente, en la gestión del cambio, el papel de las TIC y el compromiso ético y deontológico en la profesión.

Uno de los puntos fuertes del webinar fue la diversidad de perspectivas que aportaron las y los expertos invitados, provenientes de diferentes ámbitos profesionales de la disciplina. En primer lugar, intervino Begoña Odriozola, psicóloga del Servicio de Emergencias Médicas de Cataluña (SEM), después lo hizo Josep Vilajoana, director de la Fundació Congrés Català de la Salut Mental y, por último, la catedrática de psicopatología de la Universidad de Valencia Rosa María Baños.

Begoña Odriozola: “Ahora nadie duda de que los psicólogos somos un elemento central en cualquier equipo. No hay vuelta atrás”

Begoña Odriozola ha sido una de las muchas psicólogas que ha vivido la pandemia en primera línea y, además, ha dedicado grandes esfuerzos a difundir y acercar la psicología a la población a través de diferentes  medios de comunicación. En su opinión, la pandemia ha puesto la psicología en el centro del mapa mental de la ciudadanía, y el colectivo ha sabido aprovecharlo: “Los psicólogos estamos súper preparados, somos entusiastas, resilientes, perseverantes, con vocación de servicio y mucha capacidad de trabajo”. 

Sin embargo, también hay que señalar las dificultades que se han evidenciado, sobre todo los que trabajan en servicios públicos: “Hay 198 plazas de psicólogo interno residente para 47 millones de personas: tocamos a 237.373 habitantes por psicólogo”.

Hay 198 plazas de psicólogo interno residente para 47 millones de personas: tocamos a 237.373 habitantes por psicólogo

situación de emergenciaAdemás, la situación de confinamiento ha supuesto un reto adaptativo, ya que ha acelerado la necesidad de aprender a usar las TIC para mantener el apoyo de los pacientes. En este ámbito, no obstante, han surgido iniciativas de éxito como la web-aplicación gestioemocional.cat. “En un sistema de salud que hasta ahora era tan medicalizado, ahora nadie duda de que los psicólogos son un elemento imprescindible en todos los equipos, no hay marcha atrás en ningún sentido”.

Sin duda, quedan retos importantes para la psicología a todos los niveles: político, profesional, colegial y social. En este último aspecto, Odriozola destaca que aunque la peor parte de la pandemia, a nivel sanitario, parezca haber pasado, debemos considerar que ahora viene la crisis de la salud mental, empezando por la de los sanitarios, y que tendremos que estar preparados para hacerle frente.

Josep Vilajoana: “Hay que diferenciar salud de sanidad, e incorporar a todo el personal de la psicología a la salud”

La intervención de Josep Vilajoana giró alrededor de la posición de la psicología dentro de la sociedad. Para saber cuál es la contribución crítica y comprometida que puede tener la psicología en la construcción de un futuro mejor, hay que partir de la crítica de la idea de “salud”, cuestionando la prioridad de la clínica. “Hay que diferenciar salud de sanidad, e incorporar a todo el personal de psicología a la salud”.

En esta línea, el doctor advierte de que el cambio tiene que empezar por las facultades, abriendo los estudios a las nuevas perspectivas de la disciplina. Cada vez está más claro que la intervención social es básica: factores como la extracción social o la renta pueden ser más importantes que los aspectos cerebrales. Destaca, concretamente, la importancia de la psicología en los centros educativos. Para ejercer en cualquiera de estos sectores, es necesario formar más al estudiantado: “la fantasía de que el grado lo es todo no vale, hay que estudiar más”. 

La psicología y los colegios de psicología tienen varias asignaturas pendientes, como la regulación de las psicoterapias. Desde el punto de vista de Vilajoana, en cambio, lo más importante es hacer visible lo que se hace, demostrar la utilidad y la validez de la psicología para aumentar el bienestar de las personas, desde la superación de las adicciones hasta la actuación en emergencias.

Rosa María Baños: “Las herramientas TIC vienen a abrirnos campos de actuación (…) nos van a ayudar a mejorar la salud de la población”

Rosa María Baños, profesora de la Universidad de Valencia, centra su investigación en las oportunidades que las tecnologías de la información y las comunicaciones brindan a la psicología. Lo hace desde el convencimiento de que han venido para quedarse, y no solo en el laboratorio, sino también en la calle y en la práctica cotidiana de la psicología.

La tecnología nos permite recoger información momento a momento de la conducta en el contexto concreto en el que se está dando la interacción”, apunta Baños. Por otro lado, también se podrán investigar los comportamientos en contextos que no existen a través de laboratorios de realidad virtual.

La tecnología va a transformar el modelo de asistir y de cuidar

En lo que respecta a la práctica de la psicología, las TIC también están teniendo, y van a tener, un gran peso. Aplicando las innovaciones investigativas a los pacientes, la tecnología “va a transformar el modelo de asistir y de cuidar”. Destaca también el potencial de las intervenciones escalables, con las que se podrá atender a grupos muy grandes a la vez, llegando a personas que ni siquiera solicitan tratamientos.

Más allá de ayudarnos en la evaluación y la intervención, las tecnologías nos van a ayudar a promover el bienestar, recuperando la amplitud de la idea de “salud” que reivindicaba Vilajoana. “Hace unas décadas, a nadie se le ocurría ir al dentista antes de que le tuvieran que sacar una muela… ¡Ahora nadie duda de que eso es salud! Lo mismo pasará con la salud mental”.

La psicología ante la incertidumbre

Retomando la incertidumbre del contexto actual, Clara Selva quiso lanzar una pregunta al conjunto de expertos: ¿Cómo podemos contribuir, desde la psicología, en un momento en el que la incertidumbre parece ser la única certeza?

El antídoto contra la incertidumbre es la confianza en nuestra capacidad de hacerle frente”, comenta Odriozola. Esto es lo que se trabaja más a través de las sesiones telefónicas del SEM: la resiliencia, la gestión del estrés, las estrategias de afrontamiento. Además, destaca el valor de la comunidad: “el ser humano no se cura solo ni es feliz solo, necesitamos a los demás”.

Vilajoana recuerda que los psicólogos y psicólogas siempre han sido útiles en situaciones dominadas por la incertidumbre (duelos, diagnósticos de enfermedad, etc.). Más allá de lo físico y lo biológico, la palabra puede modificar las estructuras cerebrales y ayudarnos a movernos en un mundo incierto.

Finalmente, Baños plantea que «contra la incertidumbre hay que dar flexibilidad, aceptación, apertura al futuro y trabajar el presente. El futuro se trabaja desde el apoyo del ahora, y ahí los psicólogos podemos hacer mucho”. La posibilidad del cambio futuro es el motor que nos hará salir adelante.

Contra la incertidumbre hay que dar flexibilidad, aceptación, apertura al futuro y trabajo sobre el presente

Conclusiones

Después de un interesante turno de preguntas en el que se plantearon cuestiones como la situación de la psicología en España, los indicadores para la intervención psicológica, el apoyo gubernamental, el papel de los colegios profesionales o la formación de los psicólogos, los expertos recogieron las ideas claves del seminario. 

Con todo, estuvieron de acuerdo en que hay que felicitar a los profesionales de la psicología por haber dado la talla ante una situación complicada. La psicología debe superar los complejos y aumentar su autoestima com a disciplina, reconocer su importancia en cualquier ámbito, flexibilizar el contexto. Por último, hay que perder el miedo a las TIC e interpretarlas como una ayuda, teniendo en cuenta que, como cualquier otra herramienta, se debe ser cauto en el uso. “El futuro de la psicología es apasionante”, concluía Rosa Baños.

Vídeo de la sesión
Autor / Autora
Redactora colaboradora de los Estudios
Comentarios
Deja un comentario