Peter Barret: “Las diferencias en el diseño de un aula explican la variación del aprendizaje de un alumno en ese espacio”

27 julio, 2020 peter barret diseño aula

Para algunos sabios orientales, la vida es un círculo. La vida académica y profesional de Peter Barret, investigador honorario de la Universidad de Oxford, podría confirmarlo. Comenzó en las aulas de una escuela –en su caso británica- y, tras muchos giros, le ha devuelto allí. Hoy, este profesor emérito de administración de propiedades y construcción de la Universidad de Salford y tras una vida dedicada a la investigación en campos como la gestión de instalaciones o la mejora industrial y la carrera universitaria, ha vuelto a la Primaria como experto en diseño de espacios educativos. Durante diez años ha estudiado la conexión entre el diseño físico de las escuelas y el progreso académico de los alumnos en el Reino Unido. Los resultados son apabullantes y ahora trabaja como investigador independiente en diseño escolar para clientes de todo el mundo. A la UOC acudirá como ponente en la jornada Smart Classroom Project. Diseño de espacio de aprendizaje basados en la investigación, en el marco del proyecto Smart Classroom, de Guillermo Bautista, profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación y director del Máster de Formación de Profesorado de Educación Sec. Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas (UPF-UOC), Marta López, profesora colaboradora, y Anna Escofet, profesora de la UB.

¿Guarda un buen recuerdo de su escuela?

Era una escuela nueva de 1960, con muchas ventanas y aulas muy luminosas. ¡Era maravilloso ir a la escuela! Vivía cerca y realmente me gustaba ir… ¡Excepto cuando una noche me atraparon corriendo por el tejado  y me prohibieron acercarme fuera del horario escolar!

¿Por qué y cómo se especializó, tantos años después de ejercicio profesional, en el diseño de espacios educativos? ¿Qué atrajo su interés?

Ese deseo nació de un deseo más general que tengo: comprender mejor el valor del entorno construido para la sociedad. ¡Representa alrededor de una quinta parte de la economía! En el nivel más básico, me preocupaba el impacto de la combinación de diferentes ‘inputs’ sensoriales sobre una persona en un espacio concreto, me interesa tal como lo interpreta su cerebro, porque eso se traduce en su «experiencia» del espacio. Las escuelas de Primaria son el espacio perfecto para estudiar esta cuestión. En el Reino Unido, los niños y niñas ocupan un aula durante todo un año: por lo tanto, si existe, cualquier impacto de las características de ese aula sobre ellos, debería ser evidente. Además, existen métricas importantes sobre el progreso educativo de los niños de manera individual, que es una variable muy importante en la que centrarse.

Los estudios de entornos escolares se centran en «cuatro grandes» problemas: luz, calor, sonido y calidad del aire (…) Cuando en nuestro equipo decidimos centrarnos en la situación a partir de la consideración del procesamiento de la información sensorial por parte de los cerebros, investigamos como los problemas de individualización y el nivel de estimulación también podrían ser importantes.

«Las diferencias en el diseño físico de un aula explican el 16% de la variación en el progreso del aprendizaje de los alumnos en esos espacios» concluyó tras trabajar doce años en su proyecto «Evidencia y diseño holístico». 

Es fácil pasar por alto el amplio alcance de los problemas que abordamos en este estudio. Normalmente, los estudios de entornos escolares se centran en «cuatro grandes» problemas: luz, calor, sonido y calidad del aire. Todos ellos son fácilmente medibles y han sido estudiados en laboratorios de todo el mundo durante años. Sin embargo, el hecho de que puedan medirse con precisión no significa necesariamente que sean los únicos factores importantes. Cuando en nuestro equipo decidimos centrarnos en la situación a partir de la consideración del procesamiento de la información sensorial por parte de los cerebros, especulamos (en 2010 [4]) que los problemas de individualización y el nivel de estimulación también podrían ser importantes. Estos dos aspectos son más difíciles de medir, pero en nuestros resultados representan poco más de la mitad del impacto encontrado. Son factores importantes y, en el caso del nivel de estimulación, los resultados claramente establecieron un debate a largo plazo al mostrar que un nivel medio de estimulación ambiental, en términos de color y complejidad visual, es óptimo para el aprendizaje.

Se realizó en 27 escuelas primarias del Reino Unido. ¿Cree que los resultados serían iguales en otros países? ¿Y en los  institutos o la universidad? 

En principio, sí. El modelo conceptual subyacente del SIN (nivel de estimulación, individualización y naturalidad) es un modelo centrado en el ser humano [1, 2]. Por tanto, el Reino Unido es el lugar particular en que se estudió pero debería servir para explicar estos impactos sobre las personas en otros dominios humanos. Sin embargo, es probable que sea necesaria una interpretación. Seguirán siendo importantes las condiciones «cómodas» en las instalaciones educativas de todos los países pero la forma en que se logren puede variar debido a las diferencias climáticas, enfoques culturales y pedagógicos que pueden impactar, por ejemplo, en los colores utilizados en la decoración y en los diseños óptimos del aula. En las escuelas de Secundaria y universidades, la naturalidad y el nivel de los parámetros de estimulación también se dará, pero con cuidado. Se podría tener que dar un salto más grande para abordar el uso de aulas específicas en función de cada asignatura, la movilidad de los estudiantes y la importancia mucho mayor que se da de los espacios comunes y de circulación. Es probable que los alumnos de Secundaria y los estudiantes universitarios se sientan más positivos y se desempeñen mejor en espacios educativos donde tienen opciones individuales y pueden desarrollar cierto sentido de pertenencia. ¡Ellos no sólo se arrastran de una habitación estéril a la siguiente conducidos por un horario central!

espacio aprendizaje
Foto: CDC en Unsplash

Aulas con un diseño más innovador y cuidado. ¿Puede suponer un freno para países en vías de desarrollo?

He estado involucrado en trabajos con países con economías emergentes a través de proyectos con el Banco Mundial. Lo que es obvio es que hay muchas cosas que damos por sentadas que no están presentes en estos países. Por ejemplo: higiene, agua limpia, acceso a escuelas a una distancia razonable, un ambiente seguro (geológica o socialmente, etc.). Existe una gran cantidad de evidencias que demuestran que estas deficiencias fundamentales socavan el potencial de los alumnos para aprender. Esta gama más completa de factores se ha reunido en un informe del Banco Mundial [3], que incluye los factores SIN del estudio HEAD que hicimos en el Reino Unido, pero también otros factores, como los que acabamos de mencionar. La conclusión de este informe sería que, cuando se están construyendo escuelas en países en desarrollo para satisfacer la demanda y abordar deficiencias fundamentales actuales, al mismo tiempo, se debe trabajar para que estas nuevas escuelas sean óptimas para el aprendizaje en el sentido de nuestro trabajo del proyecto HEAD si fuera posible.

¿Los demás espacios (comedores, pasillos, jardines …) no influyen? 

En nuestro análisis, esperábamos que los problemas relacionados con la escuela en general fueran importantes. Así que evaluamos cuestiones como el tamaño de la escuela, las rutas de paso, las instalaciones generales, el espacio exterior y los de juegos. Pero se hizo evidente que, en comparación con el impacto de las aulas específicas sobre el alumno concreto, el efecto de estos factores sobre el aprendizaje no es tan poderoso. Para comprobarlo, hicimos un esfuerzo significativo para saber qué aula concreta ocupaba cada niño y relacionamos su progreso con las características de esa clase en particular. Este análisis también reveló el sorprendente hallazgo de que la calificación de las aulas dentro de una escuela varía mucho: por tanto, lo que existen son las aulas buenas o males, no las escuelas. En términos de diseño y mejora, esto es un argumento a favor del «diseño de adentro hacia afuera», comenzando con los espacios individuales y, posteriormente, trabajando en todo el edificio. Este hallazgo probablemente se aplica con mayor fuerza en las escuelas primarias donde, en el Reino Unido, los niños pasan casi todo su tiempo en un aula. En Secundaria, los espacios comunes y otros problemas de toda la escuela seguramente serán más importantes.

Hicimos un esfuerzo significativo para saber qué aula concreta ocupaba cada niño y niña y relacionamos su progreso con las características de esa clase en particular. Este análisis también reveló el sorprendente hallazgo de que la calificación de las aulas dentro de una escuela varía mucho: por tanto, lo que existen son las aulas buenas o males, no las escuelas.

En el aula hay dos actores. ¿Cuánto influye el espacio en el trabajo del profesor? 

Nos enfocamos en los alumnos. Sin embargo, los hallazgos impactan en los maestros al menos de tres maneras. La primera es que si, debido a un entorno óptimo en el aula los alumnos no se aburren, se sienten como en casa y no están o sobre o poco estimulados, serán más receptivos a los esfuerzos educativos del maestro. Segunda manera: los espacios que son buenos para los alumnos, basados ​​en principios de diseño centrados en el ser humano, también serán buenos para los maestros, para que se sientan con más energía. En tercer lugar, si los maestros comprenden mejor las formas en que el aula impacta en los alumnos, pueden usar activamente el espacio para optimizar las oportunidades educativas creades. Hablo de la antigua noción del aula como el «tercer maestro». Por ejemplo, pueden colocar las pantallas de pared para no estar demasiado ocupados, o pueden usar subespacios dinámicamente para abordar las necesidades de algunos alumnos concretos en momentos particulares.

¿Por qué crees que hasta ahora no se ha dado importancia a los espacios educativos y si a la tecnología o las nuevas metodologías?

La importancia de los espacios educativos se ha reconocido:  todos estamos de acuerdo en que, idealmente, deberían construirse escuelas de buena calidad. Sin embargo, ha habido una falta de evidencia y, por tanto, una falta de comprensión sobre los impactos que genera en el aprendizaje el uso de los espacios físicos. Esperamos haber dado un paso para cerrar esta brecha. Sin embargo, hay otros aspectos que pueden conducir a no avanzar en el tema de los espacios educatives. Uno sería la defensa que se lleva a cabo sin evidencia y otro, la tendencia natural de las personas a preferir su propia especialidad. Los docentes están obligados a pensar mucho sobre los problemas de enseñanza y tal vez vean el aula tan solo como el escenario en el que sucede. En mi caso, estoy obligado a dar más peso a los espacios físicos y sumo. ¡Esta es la delicia y la oportunidad de los esfuerzos interdisciplinarios!

Hay que apuntar a espacios de aprendizaje que sean saludables, fomenten la propiedad y permitan la individualidad, al tiempo que presentan un nivel óptimo (medio) de estimulación ambiental.

Ha escrito «Las 10 mejores formas de innovar el aula de la escuela de Primaria». ¿Cuáles destacaría como más importantes? 

Ningún factor dominó en el análisis y, por lo tanto, probablemente lo más importante es tratar de abordar todos los problemas a los que nos enfrentamos a la vez. Hay que apuntar a espacios de aprendizaje que sean saludables, fomenten la propiedad y permitan la individualidad, al tiempo que presentan un nivel óptimo (medio) de estimulación ambiental.

¿Qué problemas enfrentan las escuelas al cambiar sus espacios? 

Lo importante es tener conciencia de los problemas. Nuestra experiencia es que, una vez que los docentes se dan cuenta de estos, tienen muchas ganas de actuar. Se pueden hacer muchas cosas con bastante facilidad y rapidez, como dejar pasar la luz y el aire, trabajar con pantallas, intervenir el diseño del espacio e incluso los colores de las paredes. Otras cosas son más difíciles y pueden involucrar muebles mejorados o trabajos de construcción que posiblemente podrían abordarse como parte del mantenimiento continuo, la renovación o los proyectos de construcción en toda regla.

Barrett P S, Davies F, Zhang Y, and Barrett L, The impact of classroom design on pupils’ learning: Final results of a holistic, multi-level analysis. Building and Environment, 2015. 89: p. 118-33.

Barrett P S, Zhang Y, Davies F, and Barrett L, Clever Classrooms: Summary Report of the HEAD Project 2015, University of Salford: Salford.

Barrett P, Treves A, Shmis T, Ambasz D, and Ustinova M, The Impact of School Infrastructure on Learning: A Synthesis of the Evidence, in International Development in Focus2019, Wolrd Bank Group: Washington.

Barrett P and Barrett L, The Potential of Positive Places: Senses, Brain and Spaces. Intelligent Buildings International, 2010. 2: p. 218-28.

Autor / Autora
Redactora colaboradora
Comentarios
Deja un comentario